7 decepciones, sorpresas y garantías de la última semana deportiva

Llegó el momento que esperaban los fanáticos con ansias. Más de dos meses han pasado desde que Kawhi Leonard comandó a los Toronto Raptors hacia su primer título de la NBA, y finalmente estamos ante una nueva temporada de la liga de baloncesto estadounidense. La primera semana de competencia trajo algunas sorpresas, pero también confirma algunas teorías que se venían gestando.

En contraste, las Grandes Ligas (MLB) están en su momento decisivo. Los Astros de Houston, uno de los equipos más ganadores de los últimos años; y los Nacionales de Washington, buscan el título beisbolero. Lo que han mostrado hasta ahora ha sido una competencia cerrada por ese objetivo.

7. ¿El fin de una era?

Todos sabíamos que este momento llegaría. Solo que fue más abrupto de lo que esperábamos. La era de dominio por parte de los Golden State Warriors parece llegar a su fin. Al menos así lo hace ver esta primera semana del equipo en la nueva temporada NBA. No solo han perdido sus primeros dos partidos, sino que se ven realmente mal.

Las idas de Kevin Durant, Andre Igoudala y Shaun Livingston, sumadas a la lesión que tendrá a Klay Thompson fuera de acción por lo menos hasta febrero, han sido devastadoras para un equipo que parecía eterno y onmipotente entre sus rivales. Sus primeras dos derrotas los hacen ver tan mundanos que cuesta creer lo que se ve.

Draymond Green, motor en defensa y transiciones con el balón, además de corazón y marca identitaria de los Warriors, lo resume en una sola frase, que ha repetido tras cada derrota: “ahora mismo, apestamos”.

Stephen Curry, dos veces MVP (único unánime hasta la fecha), el mejor lanzador de triples de la historia, el que cambió los ritmos y formas de la liga, luce como un jugador normal. Y no es su culpa: está solo. Tiene a su lado a dos estrellas, con el propio Green y D’Angelo Russell. Pero de ahí hacia abajo, la plantilla del equipo parece de la liga de desarrollo. Muy difícil competir así. Sobre todo, la defensa parece de un equipo colegial. Faltan dos piezas importantes, en Kevon Looney y Willy Cauley-Stein. Sin embargo, parecen poco para que las cosas cambien esta temporada.

6. Equipos confirman su candidatura en la NBA

Kawhi ahora es parte de Los Angeles Clippers. Le falta la otra estrella que llegó en el mercado, Paul George. Anthony Davis ahora acompaña a LeBron James en el otro equipo de la ciudad californiana, los Lakers.

Con la nueva conformación de ambos equipos, la expectativa es clara: van por el campeonato. Más aún, si consideramos que la era Warriors está en su punto más bajo, como hemos dicho anteriormente.

De hecho, los Clippers fueron los primeros en avisar del declive del equipo de Curry. En el primer partido entre ambos, los Clippers le pasaron por encima al rival, que permitió 141 puntos en total. Esa cifra es un hito negativo en los Warriors en toda la era de Steve Kerr como entrenador del conjunto, nada menos. Pero el mayor fundamento de los Clippers es el defensivo, y esta primera semana de competencia no fue excepcional en ese sentido. Su récord por el momento es de 2-1, pero lucen gigantes en el entorno NBA.

Su contraparte, los Lakers, también van 2-1. La mayor diferencia es que el primer partido de temporada fue precisamente contra sus vecinos, y el resultado benefició a los Clippers. Sin embargo, el equipo de LeBron no parece ni la sombra de lo que venía siendo durante los últimos años, en los que incluso llegar a Playoffs ha sido imposible. Este año, parece, todo va a cambiar en Los Angeles.

5. De un extremo al otro en la Serie Mundial

A principios de la semana pasada, parecía que todo estaba definido en la fase final de la temporada de Grandes Ligas. Los Nacionales de Washington ganaban 2-0 en la Serie Mundial contra Houston, por lo que parecía improbable una remontada para ganar la serie que se llevará el primero en ganar 4.

Pero los Astros, un equipo sólido y acostumbrado a instancias finales en los últimos tiempos, tenían otros planes. El pitcheo de Houston recuperó lo que parecía perdido en los primeros partidos de la serie y salieron a dar la cara las principales figuras ofensivas del equipo: el venezolano José Altuve, Alex Bregman y Carlos Correa.

Houston ganó los tres partidos en Washington para poner la serie 3-2. Ahora, tienen la oportunidad de ganar en casa el partido definitivo y ganar su segundo campeonato en tres años, luego de ganar la Serie Mundial de 2017,

4. Bill Belichick y sus 300 victorias en NFL

Decir Bill Belichick es como decir NFL (la liga estadounidense de Fútbol Americano). El entrenador ha sido junto con el mariscal de campo Tom Brady  un claro protagonista de los constantes éxitos de los New England Patriots

Ha ganado 6 campeonatos con el equipo y ha ido en total a 8 finales (Super Bowl), además de mantenerse desde el año 2000 como el entrenador de los Patriots. Pero este fin de semana alcanzó una nueva marca personal.

Bill Belichick ya ha ganado en total 300 partidos de NFL. Lo logró con la victoria contra los Cleveland Browns. Curiosamente, el equipo de Cleveland fue el primero que dirigió en su carrera como entrenador y con ellos consiguió su ganar su primer partido, en 1991.

3. La sorpresa de Phoenix en la NBA

Pasamos de las certezas a algunas sorpresas en la NBA. Porque, si bien no esperábamos que la caída de los Warriors fuera tan abrupta, sabíamos que vendría la caída. Pero esta primera semana sí dejó alguna que otra sorpresa en la liga.

Por ejemplo, los Phoenix Suns. El equipo de Arizona ha sido durante el último lustro el mayor fracaso de la liga. Han sido el peor equipo de los últimos 5 años, a pesar de tener elecciones de draft muy altas en años consecutivos, con las cuales han logrado obtener un buen talento con el cual reconstruir la franquicia. El mejor de todos, Devin Booker, anotador incansable que sería figura en un equipo competidor.

Pero este año las cosas parecen mejorar para el equipo de Booker. La llegada del base español y MVP del último mundial, Ricky Rubio, da la impresión de llenar un vacío importante en el quinteto, al cubrir una posición que necesitaban con urgencia.

Lo mejor no es que han ganado dos de sus primeros tres partidos de la temporada. Lo más interesante es que lucen un buen juego y prometen cierta solidez que se veía muy lejana en la franquicia.

La mala noticia es que Deandre Ayton, elegido en el puesto 1 del draft de la temporada pasada, dio positivo por una sustancia prohibida en el reglamento antidopaje y fue suspendido por 25 partidos. Eso puede afectar el ascenso de los Suns.

2. El Real Madrid se resigna con lo que tiene

Según un reporte del Diario AS, el Real Madrid no buscará nuevos jugadores para reforazar la plantilla durante el mercado invernal. Florentino Pérez, presidente del club, habría descartado opciones como el danés Eriksen o el francés Pogba, basado en un informe del equipo técnico.

La idea que prevalece ( y no es errada) es que todas las posiciones en el campo tienen diversas opciones en la plantilla del equipo. Hay superávit de jugadores para cubrir las necesidades, en resumen.

Esto, a pesar de un comienzo inconsistente del equipo esta temporada, en la cual el técnico Zinedine Zidane debe buscar un equilibrio para competir tanto en Liga como en Champions, en honor a las exigencias que conlleva dirigir a un equipo como el Madrid.

1. Pulisic, la promesa que parece explotar en Inglaterra

El atacante estadounidense Christian Pulisic tiene una carga muy pesada en el Chelsea de la Premier League inglesa: llenar el vacío que dejó el belga Eden Hazard con su partida al Real Madrid. Por talento y por lo que venía mostrando en el Dortmund de Alemania, la exigencia no es menos que esa.

Hasta ahora, parecía que la exigencia le quedaba grande. Pero este fin de semana decidió callar a sus detractores en Inglaterra. Tuvo la oportunidad de ser titular por primera vez en dos meses y no la desaprovechó.

Pulisic marcó el primer hattrick (tres goles en un partido) de su carrera. Pero además fue lo que llaman “perfecto”: un gol con la derecha, otro con la zurda y uno más de cabeza. Tremenda forma de comenzar a recuperar la confianza para el joven de apenas 21 años.

Juan Ibarra

Artículos relacionados