7 datos sobre el TLC entre México, EE. UU. y Canadá

El nuevo Tratado de Libre Comercio entre EE. UU., México y Canadá conocido como USMCA, por su sigla en inglés, fue finalmente suscrito este martes luego de más de un año de negociaciones y reconsideraciones, que en algún momento enfrentaron al huésped de la Casa Blanca #DonaldTrump y al actual presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

El acuerdo, se ha prolongado desde el año 1992 y según un informe levantado por el Centro de Investigación Económica y Política de México no ha beneficiado a esta nación latinoamericana en sus 27 años de existencia, una afirmación que se ve reflejada en el escaso crecimiento del Producto Interno Bruto del país durante ese tiempo, en el apenas 4 por ciento de aumento que tuvo el salario mínimo en el mismo período y en la debilidad sostenida del dólar frente al peso, moneda que ha tenido tres depreciaciones desde que se firmó el TLC original.

Asimismo, cuenta como factor negativo el crecimiento del narcotráfico y el fortalecimiento de los carteles, producto del incremento en los índices de pobreza en las zonas rurales, cuya mano de obra pasó de trabajar la tierra a servir a los capos, cuando se eliminaron los aranceles a los productos agrícolas.

Con estas estadísticas como base era lo esperado que López Obrador se opusiera en un principio a la negociación de un nuevo acuerdo. Sin embargo, y gracias a una inesperada actitud conciliadora de #DonaldTrump, el país acordó suscribir el tratado luego de garantizar que este permitirá el fortalecimiento del mercado interno, propiciará la certidumbre en los mercados financieros e impulsará la creación de nuevos empleos.

A pesar de este panorama, todavía hay opiniones escépticas que no apuestan ni una moneda al USMCA, porque aún se movería en el escenario de la desigualdad, sobre todo para los trabajadores mexicanos.

Para analizar los detalles de este acuerdo VTActual preparó una lista de 7 datos de interés sobre el TLC entre México, EE. UU. y Canadá:

7. Sector manufacturero de EE. UU. principal beneficiado

El USMCA beneficia en primer lugar a los trabajadores del sector manufacturero estadounidense, quienes se vieron afectados por el traslado de empresas de esta área a países en donde la mano de obra y la materia prima eran mucho más baratas, algo que cambiará con este nuevo acuerdo que pretende proteger el acceso de la fuerza laboral de esa nación a mejores puestos de trabajo.

6. Negociación reciente protegería recursos petroleros mexicanos

De acuerdo con el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, el nuevo TLC cumple con las metas establecidas por López Obrador para su Gobierno, protege los recursos petroleros así como la rectoría sobre actividades conexas al sector energético de esa nación.

Pero sobre todo salen favorecidas las empresas petroleras estadounidenses que tengan inversiones en Canadá o México, porque si los gobiernos de estos países llegaran a cambiar las condiciones de algún acuerdo o imponer nuevas regulaciones, las multinacionales tendrían la potestad de demandar al Estado.

5. USMCA podría diversificar el sector productivo

El gobierno mexicano destaca que el nuevo TLC, que garantiza el acceso a uno de los mercados más grandes del planeta, va a incidir satisfactoriamente en la modernización de los medios de producción y en el incremento de la competitividad del mismo.

4. Protección de la diversidad cultural

Ebrard señaló en su momento que en el TLC se incluyó un apartado de excepción para la protección de la diversidad cultural de México, su dimensión creativa y simbólica. Sin embargo, especialistas mexicanos en el área aseguran que este no abarca el resguardo y promoción de las expresiones culturales contenidas o difundidas en ambientes informáticos, algo que EE. UU. si previó desde un principio pues conoce que en este formato se encuentra el futuro de la industria.

3. Reglas de origen

Las reglas de origen del USMCA han sido reconocidas como las más duras del comercio internacional, garantizando que la política de eliminación de aranceles realmente beneficie a los productos producidos completamente en los firmantes del tratado.

Pero esta cláusula pone en aprietos a México, cuya industria automotriz -por ejemplo- no produce todos los componentes de los vehículos. Esto le obligaría a comprar esas partes a EE. UU. O Canadá, que de nuevo se beneficiarían del intercambio comercial y dejarían al país latinoamericano sin opciones de adquirir estos componentes a precios más accesibles.

2. ¿Disminuirá el déficit entre importaciones y exportaciones?

Nuevamente México es el protagonista de una de las claves del USMCA. Durante los últimos 20 años de TLC un déficit del 2% entre los productos importados y exportados por el país ha marcado su relación comercial con EE. UU. y Canadá.

Las importaciones representaban 13.82% del Producto Interno Bruto mexicano en 1993; pero para el 2015, éstas aumentaron hasta alcanzar más de 37% del PIB de México, lo que implica que el país gasta más de un tercio de su PIB para comprar productos del exterior.

1. ¿Qué pasará con la agricultura?

El principal reclamo que hacen los mexicanos sobre el TLC está relacionado con el estado en el que se encuentran actualmente los campos, territorios destruidos y abandonados luego de que la eliminación de aranceles le permitiera a EE. UU. exportar su materia prima a menor precio, una situación que provocó la ruina a muchos campesinos.

Especialistas destacan que la industria agrícola de EE. UU., que es implacablemente eficiente y se encuentra subsidiada, no es una buena opción para establecerla como competencia del sector agrícola mexicano porque este último se encuentra en clara desventaja.

ARG/ VTActual.com

TLCAN de espaldas a China y Venezuela

Artículos relacionados