El desfile militar de Brasil en el palacio presidencial hace temblar a los políticos

El desfile militar de Brasil en el palacio presidencial hace temblar a los políticos

  • El presidente Jair Bolsonaro ha insistido en las últimas semanas en adoptar las papeletas de voto en papel para las elecciones de 2022, basándose en las denuncias no probadas de fraude en el sistema de voto electrónico de Brasil.
  • Bolsonaro ha amenazado con no aceptar los resultados de las elecciones presidenciales del próximo año.
  • Su popularidad ha disminuido y los sondeos muestran su derrota frente al ex presidente izquierdista Luiz Inacio.

Las fuerzas armadas de Brasil hicieron un inusual despliegue de material militar para el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro el martes, antes de un probable revés en el Congreso para sus planes de alterar el sistema de votación del país.

Políticos de todas las tendencias calificaron el desfile de tanques de la armada, vehículos blindados de transporte de personal y vehículos anfibios como una forma de intimidación, horas antes de que se espere que los legisladores voten contra una enmienda constitucional respaldada por Bolsonaro.

La marina dijo que el desfile fue planeado mucho antes de que se programara la votación en la cámara baja del Congreso y que tenía como objetivo invitar al presidente a un ejercicio militar anual el domingo.

La oficina de prensa de la presidencia no respondió a una solicitud de comentarios sobre el desfile

Con su popularidad en declive en medio del segundo brote de Covid-19 más mortífero del mundo, Bolsonaro ha insistido en las últimas semanas en adoptar las papeletas de papel para las elecciones de 2022, basándose en denuncias no probadas de fraude en el sistema de voto electrónico de Brasil.

Ha amenazado con no aceptar los resultados de las elecciones presidenciales del próximo año, que según las encuestas perderá frente al ex presidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva. Ninguno de los dos ha anunciado oficialmente su candidatura.

Panalto teme

Flanqueado por los comandantes de las fuerzas armadas, Bolsonaro se situó frente al palacio presidencial de Planalto al paso del desfile militar. Un oficial de la Armada con equipo de combate subió la rampa para entregarle la invitación.

La visión de los tanques junto al palacio presidencial inquietó a los brasileños que vivieron bajo la dictadura militar de 1964 a 1985.

El legislador Arthur Lira, presidente de la cámara baja del Congreso, calificó de “trágica coincidencia” el desfile militar antes de una importante votación y no aceptó la invitación para asistir al ejercicio de las fuerzas armadas.

Otros legisladores dijeron que la inusual presencia militar frente al palacio presidencial pretendía intimidarlos.

“Tanques en la calle, precisamente el día de la votación de la enmienda de la papeleta, es una intimidación real, clara e inconstitucional”, dijo en las redes sociales la senadora Simone Tebet, del partido centrista Movimiento Democrático Brasileño.

“Bolsonaro ha convertido un ejercicio de entrenamiento militar en un espectáculo político”, dijo la diputada de izquierda Perpetua Almeida, calificándolo como una demostración de fuerza en reacción a su caída en las encuestas. “Este disparo será contraproducente”, tuiteó.

 

Artículos relacionados