InicioUncategorizedDiálogo: paz vs sabotaje, violencia y terror

Diálogo: paz vs sabotaje, violencia y terror

“A cada conspiración sucedía un perdón, y a cada perdón sucedía otra conspiración”, reza Bolívar en el Manifiesto de Cartagena.  Si se hace una paráfrasis 204 años después, se puede decir que a cada llamado al diálogo, sucede la desestabilización.

Entre los más emblemáticos se encuentra el llamado del presidente Hugo Chávez en 2002 a un diálogo nacional, luego de un golpe de Estado que rompió la institucionalidad democrática y costó la vida de cientos de venezolanos, la respuesta de la oposición, entonces aglutinada en la Coordinadora Democrática, fue un sabotaje petrolero que dejó pérdidas para el país alrededor de 15 mil millones de dólares en lo inmediato, más los años que el país tardó en recuperarse.

Otro llamado emblemático al encuentro fue el que hiciera el presidente Nicolás Maduro tras ganar las elecciones en 2013, que más tarde la oposición respondió con guarimbas, acciones violentas y terroristas que dieron como resultado un saldo de 43 personas asesinadas, entre ellas motorizados degollados con guayas de emboscadas, propias de formaciones de grupos paramilitares..

La nueva convocatoria a diálogo la hace una vez más el Gobierno. Nicolás Maduro en su investidura de jefe de Estado ha convocado a los más diversos sectores, unos sentados en una agenda económica (con pequeños y grandes empresarios) y la otra de carácter político para unir fuerzas en pro de avanzar contra las dificultades que enfrenta el país. Sin embargo no había sido posible que los partidos hoy reunidos (aunque confrontados) en la denominada Mesa de la Unidad Democrática aceptaran el llamado.

Una vez aceptadas todas las exigencias, incluso sobre la participación del Vaticano se sientan en una mesa de diálogo nacional, cuyos acuerdos suscribieron pero no cumplieron, según demostró la comisión delegada por el ejecutivo para el encuentro (superación de la situación de desacato de la Asamblea Nacional fue una de ellas).

Para este martes 6 de diciembre estaba pautada la segunda plenaria de ese diálogo nacional, sin embargo la oposición no asistió. Argumentaron que el Gobierno no ha cumplido con la solicitud de liberar lo que ellos denominan “presos políticos”, que son precisamente quienes respondieron con guarimbas al diálogo.

Sin embargo, tras repasar el documento con los compromisos adquiridos por ambos sectores, la evaluación de estos detenidos no aparece, no es parte del acuerdo. Sobre el tema el presidente Maduro ratificó la invitación a una Comisión de la Verdad, para evaluar caso por caso y que se escuche a las víctimas.

Este miércoles la MUD ofreció una rueda de prensa en la que insistió en que no volverán a sentarse hasta que el Gobierno cumpla. En este escenario, el ala más radical de la coalición opositora encabezada por el partido Voluntad Popular incrementa sus declaraciones contra el diálogo y para propiciar manifestaciones de calle.

Según las principales encuestadoras del país, alrededor de 80% de los venezolanos aprueba el diálogo. No obstante la MUD le da de nuevo la espalda a la mayoría y su única alternativa parece ser, otra vez la desestabilización.

JS

LEE Más

spot_img