#VTactualAnálisis: EE.UU. sumido en la contradictoria gestión de la pandemia de #DonaldTrump

#VTactualAnálisis: EE.UU. sumido en la contradictoria gestión de la pandemia de #DonaldTrump / Foto: VTactual

En febrero pasado, si algo caracterizaba a #DonaldTrump era su constante subestimación del coronavirus, al punto de que EE.UU. no llegó a tomar las medidas pertinentes para evitar el avance de la enfermedad.

Asi las cosas, Nueva York (tanto el estado como la “ciudad que nunca duerme”) resultó la primera víctima de la indolencia gubernamental.

#VTactualAnálisis: EE.UU. sumido en la contradictoria gestión de la pandemia de #DonaldTrump
/ Foto: AP

Una vez que la enfermedad avanzó, el gobernador Andrew Cuomo se vio obligado a asumir una severa fase de confinamiento que no tardó el huésped de la Casa Blanca en criticar vehementemente, a través de distintos medios de comunicación.

Las fuertes declaraciones entre ambos funcionarios encabezaban los principales titulares de los medios de comunicación.

Una vez que arribó el mes de abril, el supremacista inició una campaña contra el confinamiento. Sus seguidores no tardaron en esgrimir las banderas y las consignas de “Liberen a…” Nueva York, Texas, Alabama, Wisconsin, California, Florida, Carolina del Sur, Illinois o Michigan.

Ataques ilógicos

Durante semanas, gobernadores o alcaldes, principalmente demócratas, sufrieron frecuentes protestas para levantar las restricciones, pero la peor parte se la llevó el personal médico, la primera línea en la batalla contra el Covid-19, que observó cómo la intransigencia de los “trumpistas” pretendía doblegar sus esfuerzos y su sacrificio con enconados ataques y epítetos.

#VTactualAnálisis: EE.UU. sumido pandemia de #DonaldTrump
/ Foto: Cortesía

Llegado junio, y tras retomar la campaña por la reelección presidencial, los asesores empezaron a hacerle notar al exmagnate inmobiliario que debía mostrar un cambio con respecto a la pandemia, habida cuenta de que la situación empeoraba al punto de que EE.UU. se ha convertido, de lejos, en el país más castigado por el coronavirus. Por más de dos millones de contagios de diferencia del segundo, Brasil.

Por ello, se le vio incentivando el uso de la mascarilla entre la población –aunque durante meses se resistió a usarla en público, incluso la desestimaba abiertamente- además de que señalaba que había que “tomar conciencia” en cuanto al virus.

Pero, señalan los medios de la hegemonía comunicacional, el amor por el tapabocas duró poco: nuevamente #DonaldTrump comenzó a desestimar la pandemia y a sembrar dudas sobre la Covid-19 al transmitir información errónea sobre los tratamientos, unido a ciertos ataques contra el reputado inmunólogo asesor Anthony Fauci.

Twitter y Facebook, los primeros filtros

El lunes por la noche, Twitter retiró un video posteado por el presidente por considerar que difundía información falsa sobre el nuevo coronavirus, informó la red social el pasado martes 28 de julio.

«Los tuits con el video violan nuestra política de desinformación sobre covid-19«, dijo un portavoz que se negó a precisar qué cantidad de personas habían accedido al video.

Este video también resultó eliminado por Facebook: «Hemos eliminado el video por compartir información falsa sobre curas y tratamientos para la Covid-19», dijo un vocero de la empresa de Menlo Park.

#VTactualAnálisis: EE.UU. sumido en la contradictoria gestión de la pandemia de #DonaldTrump
/ Foto: Getty Images

Las imágenes muestran a un grupo de médicos haciendo afirmaciones falsas y engañosas sobre la pandemia de coronavirus.

Dicen, por ejemplo, que las mascarillas no son necesarias para detener la enfermedad, contraviniendo, de hecho, al propio Fauci.

Según el Washington Post, más de 14 millones de personas vieron el video desde Facebook. Horas después, Trump tuiteó varios clips del mismo video a sus 84,2 millones de seguidores.

Durante media hora, según el diario estadounidense, el mandatario también compartió 14 tuits para defender el uso de la hidroxicloroquina, medicamento que ha promovido en varias ocasiones pese a que no cuenta con respaldo científico en su efectividad contra la Covid-19.

De hecho, a mediados de junio la agencia estadounidense de medicamentos (FDA) retiró la autorización de utilizarlo en tratamientos de urgencia.

Otra raya para el tigre

Twitter, la principal plataforma de comunicación de Trump, viene eliminando o etiquetando con advertencias los contenidos de varios tuits del presidente en las últimas semanas.

No obstante, el republicano, aparentemente bajo el efecto de encuestas que lo mostraban rezagado de cara a las presidenciales de noviembre, había dado un giro pronunciado en su abordaje de la pandemia, que minimizó hasta hace una semana.

Reconoció la gravedad de la crisis de salud, pidió a la población que usara tapabocas -porque se trata de «un deber patriótico»- e hizo alarde de su excelente relación con los expertos del grupo asesor en la pandemia.

#VTactualAnálisis: EE.UU. sumido pandemia de #DonaldTrump
/ Foto: AFP

Pero el cambio de tono duró poco. Y los comentarios del presidente precedieron a una nueva conferencia de prensa sobre el coronavirus en la Casa Blanca para la cual no invitó a Anthony Fauci.

Después de una mejora a fines de la primavera, el coronavirus volvió a enconarse contra EE.UU., que ya supera las 157 mil muertes y los 4 millones 740 mil contagios, 500 mil de los cuales sólo en los últimos cinco días.

La situación es particularmente preocupante en California, Florida y Texas, donde las autoridades se han visto obligadas a reimponer restricciones.

Teorías conspirativas y chivos expiatorios

En este escenario, Trump, acostumbrado a recurrir a chivos expiatorios, volvió a atacar a Fauci, director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas. El lunes tarde, retuiteó una teoría conspirativa creciente que indica que el experto ayudó a impulsar el virus para evitar su reelección.

Esa teoría habla de «la supresión de la #hidroxicloroquina por parte de Fauci y los demócratas para perpetuar las muertes por Covid y herir a Trump».

Trump también retuiteó un comentario de un podcast en el que un exasesor dice que Fauci «engañó» a los estadounidenses en muchos asuntos.

#VTactualAnálisis: EE.UU. sumido en la contradictoria gestión de la pandemia de #DonaldTrump
/ Foto: Cortesía

«¿Puede seguir haciendo su trabajo cuando el presidente de Estados Unidos cuestiona públicamente su credibilidad?», le preguntó a Fauci un periodista de la televisora ABC.

«No tuiteo. Ni siquiera leo los tuits», respondió con su calma habitual el investigador que goza de gran popularidad en Estados Unidos. «No he engañado a los estadounidenses bajo ninguna circunstancia», añadió.

«Estamos en medio de una crisis, una pandemia», señaló. «Esto es para lo que me he entrenado durante toda mi vida profesional».

Todo el episodio con Trump podría explicar el porqué, hace ocho días, Fauci se quejaba ante la audiencia de CNN de fieras amenazas contra él y su familia por su postura frente a la enfermedad. Decía: “No solo correos de odio, sino también amenazas serias (…) Es duro. Amenazas graves contra mí, contra mi familia, mis hijas, mi esposa, quiero decir, ¿en serio? ¿Es esto Estados Unidos de América?”.

Confiando en el ingenio estadounidense

Durante varios días, Trump ha asegurado que el final de la crisis de salud está a la vista gracias al «genio» científico estadounidense. El lunes, de hecho, viajó a Carolina del Norte y visitó las instalaciones de la biotecnológica Novavax, que produce una vacuna experimental.

También se ha jactado de haber desembolsado –de las partidas públicas, cabe acotar- 6 mil 300 millones de dólares desde marzo para financiar proyectos de laboratorios como Johnson & Johnson, Pfizer y AstraZeneca, además de dos empresas de biotecnología, Novavax y Moderna.

#VTactualAnálisis: EE.UU. sumido pandemia de #DonaldTrump
/ Foto: Cortesía

Trump no oculta su objetivo de vacunar a los estadounidenses primero, lejos de discursos europeos que hablan de una vacuna para el «bien público mundial». Y en este sentido sí que no ha habido contradicciones. Se mueve con astucia para cerrar millonearios negocios con las farmacéuticas que le permitan echar mano de la primera vacuna, con criterio de exclusividad.

Ello le ha traido problemas con Alemania o Francia, por ejemplo, cuyos mandatarios, Angela Merkel y Emmanuel Macron, respectivamente, han llamado a sus empresas a priorizar Europa.

El inquilino de la Casa Blanca está consciente de que lograr la vacuna antes podría generarle una ventaja considerable de cara a las elecciones del 20 de noviembre.

Francisco J. Figuera/VTactual.com

Fauci desmiente los ilógicos datos de #DonaldTrump sobre el Covid-19

Artículos relacionados