Aplicación del TIAR contra Venezuela ya no tiene tantos amigos

A pesar de que Julio Borges, enviado del diputado Juan Guaidó que insiste en ser llamado presidente de Venezuela, solicitará la aplicación del TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) contra su país, ya comenzaron a dejarse escuchar voces sensatas que temen otra guerra en la región, en la que sólo Colombia presenta conflictos armados. Borges es el representante venezolano que la OEA de Luis Almagro aceptó como representante del país caribeño, pero la realidad es que el verdadero gobierno de Caracas abandonó el organismo este año y el TIAR en 2013.

Julio Borges pedirá ante la OEA la aplicación del TIAR porque considera que su propio país es una amenaza para la región.

Y aunque la amenaza se cierne contra Venezuela por voluntad del fanatismo anticomunista y de los venezolanos que piden la destrucción de su propia patria, ha sorprendido la postura de países como Chile y México, que presentaron su rechazo a la medida que amenaza la paz de la nación suramericana.

Pese a formar parte de uno de los gobiernos conservadores en la región, el canciller chileno Teodoro Ribera, insiste en que su país no apoyará «ninguna medida que implique el uso de la fuerza» contra Venezuela.

El canciller de Chile, Teodoro Ribera, manifestó su desacuerdo con la puesta en marcha del TIAR contra Venezuela. “Desde ya expresamos, como lo hicimos en la OEA, que no impulsaremos ni apoyaremos la adopción de ninguna medida que implique el empleo de la fuerza armada o agrave la severa crisis que vive el pueblo venezolano”, sentenció.

México expresó su “profunda preocupación” por la invocación del TIAR contra Venezuela, hecho que valora como “un precedente peligroso para la democracia”. La Secretaría de Relaciones Exteriores del país azteca expresó en un comunicado su rechazo categórico a la acción y que “condenará cualquier decisión que se tome mediante el uso de la fuerza”.

Por su parte el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, catalogó el hecho como “una vergüenza y una grave amenaza” la activación del TIAR. Según señaló el alto funcionario cubano, esta medida es “uno de los peores instrumentos de dominación” impuestos por Estados Unidos en la región. Nicaragua y Bolivia también rechazaron la iniciativa bélica contra Venezuela.

RB

Artículos relacionados