Hasta el Reino de España se repliega en la guerra contra Venezuela

El próximo jefe de la diplomacia europea y actual canciller del reino de España, Josep Borrell, rechazó las pretensiones de algunos sectores de la comunidad internacional de imponer nuevas sanciones económicas en contra de Venezuela pues considera que la medida agravaría aún más la crisis que atraviesa actualmente la nación caribeña.

Durante su examen ante la Eurocámara, el ministro español de Asuntos Exteriores, respondió de forma tajante al diputado por el partido Vox, Hermann Tertsch, quien criticó la tibieza de Borrell al referirse a Venezuela.

“Estoy en contra de más sanciones que golpeen a un pueblo al borde de la miseria. No creo que sean apropiadas y quizás legítimas», reiteró el Canciller. Sin embargo, aseguró que si comparte la aplicación de penas individuales a funcionarios del gobierno venezolano que han sido señalados sin ningún tipo de prueba, por la oposición venezolana y la ultraderecha internacional, de violar los Derechos Humanos y haber incurrido en actos de corrupción.

Asimismo, recordó que la Unión Europea hace y seguirá haciendo todo lo posible para que se celebren nuevas elecciones presidenciales en territorio venezolano.

Borrell ya había declarado en 2018 a los medios que la imposición de sanciones en contra de Venezuela no excluía la voluntad de diálogo, pues entendía que la coyuntura por la que atraviesa esa nación “no se puede resolver únicamente utilizando esta estrategia”.

Recientemente, Borrell se reunió con su homologo venezolano Jorge Arreaza, con quien discutió la posición de la Unión Europea frente a los procesos de diálogo en Venezuela. Igualmente, revisaron la agenda de cooperación binacional.

Tras ese encuentro, efectuado el 25 de septiembre, el reino de España recordó en un Comunicado su posición a favor de una solución pacífica y democrática a la situación política venezolana, y reiteró su respaldo al diálogo entre las partes.

ARG

Artículos relacionados