Pedro Sánchez reinicia tortuoso camino a La Moncloa

Como un condenado que transita hacia el patíbulo, se dirige el jefe de gobierno en funciones del reino de España, Pedro Sánchez, hacia las obligadas nuevas elecciones en ese país. Un tortuoso transitar acompaña al pueblo español en la incertidumbre de su crisis política propiciada por un bloqueo institucional que evitó la investidura del representante del PSOE, partido victorioso en las elecciones de abril de este año.

España se dirige el próximo 10 de noviembre a su cuarto proceso electoral en cuatro años, en medio de una situación compleja que tiene trancado el juego político de la nación. Pedro Sánchez es el blanco de las críticas de opositores y ex aliados, pero él también ha lanzado duros señalamientos contra sus adversarios, a quienes responsabilizó de propiciar un espectáculo bochornoso para el pueblo español.

En esa dirección, Sánchez llamó a la militancia de su partido y a sus seguidores a conquistar «una mayoría más rotunda» para evitar nuevos intentos de bloqueo por parte de los partidos en pugna. El presidente en funciones acusó a sus adversarios de “irresponsables”, “dogmáticos” y “faltos de sentido de Estado”, en medio de un intercambio de acusaciones que calentaron el ambiente del Congreso de Diputados, en el que se produjo el debate.

A las urnas más divididos

Los españoles votarán el próximo 10 de noviembre en un clima de división aún mayor que el de los pasados comicios de abril. Por un lado el jefe de Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, llamó a votar contra el bloqueo de sus adversarios. “El próximo 10 de noviembre espero que los españoles den la posibilidad al PSOE de una mayoría más rotunda para gobernar sin la capacidad de bloquear el país al PP, Ciudadanos y Podemos”, dijo Sánchez.

Por otra parte, partidos como el PP, Ciudadanos y algunos partidos minoritarios también pertenecientes a la extrema derecha, acusan al mandatario de alargar adrede este proceso y llevarlo hasta estas consecuencias, definida por la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, como una “farsa que han tenido que pagar todos los españoles”.

RB

Artículos relacionados