Ucrania quiere frenar a Rusia con la OTAN

Las tensiones entre Rusia y Ucrania por el Mar de Azov no cesan. Luego de que este domingo los servicios de seguridad rusos en el Mar Negro apresaran a tres buques ucranianos en unas operaciones en las que se llegó a abrir fuego, el presidente de ese país, Petro Poroshenko. solicitó el apoyo de la OTAN para frenar el conflicto.

La canciller alemana, Angela Merkel, también ha intervenido en este tema buscando un acuerdo que dé por terminadas las disputas por el territorio. En su afán por encontrar una solución, conversó con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, con quien espera reunirse durante la Cumbre del G-20.

Merkel reiteró que el Mar de Azov y la ciudad ucraniana de Mariupol deben ser de libre acceso, criticando así el bloqueo ruso y acusando a Moscú de desestabilizar otras regiones como Georgia, Moldavia o Armenia.

Merkel mantendrá el diálogo con el presidente ruso Vladímir Putin para encontrar una “solución no militar” a la crisis.

Asimismo, exigió a Putin que devuelva los barcos apresados y libere a los tripulantes. Por su parte, Poroshenko anunció que adoptará restricciones no especificadas contra los ciudadanos rusos que quieran ingresar al país.

En febrero del 2015, Alemania y Francia asumieron el rol de mediadores en el conflicto y consiguieron sellar el Protocolo de Minsk, un acuerdo para el cese de las hostilidades en la guerra civil del este de Ucrania. Con esto en mente, Poroshenko ha vuelto a solicitar la intervención de sus aliados.

ARG

Rusia se burla de sanciones gringas

Artículos relacionados