Juicio a Cristina Fernández oculta mucho más de lo que muestra

Resulta difícil comprender el escenario político argentino sin la figura de Cristina Fernández. La política y ex presidenta de esa nación, continuó el proceso de profundas transformaciones sociales que inició su fallecido esposo, Néstor Kirchner, y que concluyó abruptamente con la llegada al poder del derechista Mauricio Macri. El anuncio de su candidatura como vicepresidenta y su comparecencia como acusada a un juicio por corrupción, sacuden de nuevo el ambiente político de la nación suramericana.

Sus abogados aseguran que se trata de un móvil político su llamado a la Corte, el cual persigue alejarla de las preferencias de sus electores. «Si queremos en un juicio averiguar la verdad, hagámoslo con un elemento central, las pruebas. Todas las demás especulaciones políticas pongámoslas en otra área. Si lo que quieren es la foto de Cristina para jugarla en el proceso electoral, me parece que la Justicia no se tiene que prestar», sostiene Carlos Belardi, abogado de Fernández.

Y es justamente la ausencia de pruebas contundentes la que muchos no consiguen explicar para llevarla a juicio. Cristina Fernández es acusada por favorecer con licitaciones a algunas empresas de la construcción durante su mandato, pero las pruebas más contundentes de ese “delito” se encuentran en un libro escrito por el periodista Daniel Santoro, duro crítico del kirchnerismo y uno de los principales testigos de la parte acusatoria.

Por su parte, la senadora se ha defendido aclarando que las licitaciones a que hace referencia la fiscalía, eran competencia de los gobiernos locales y no de su gestión. “Se trata de licitaciones de obras públicas viales realizadas por un órgano provincial que depende del ministerio de economía y de la gobernación de la provincia», comentó Fernández, quien sostiene que el juicio en su contra persigue distraer la atención ante la crisis que atraviesa el país.

El proceso contra la ex mandataria seguirá en paralelo a la campaña electoral, pero lo complejo del juicio y la cantidad de testimonios y documentos a revisar, seguramente harán que el mismo se prolongue más allá de la fecha de los comicios, que está pautada para inicios de octubre. De ser así, y en caso de ser electa Cristina Fernández, lo más probable es que el proceso sea anulado.

RB

Artículos relacionados