Investidura de Sánchez bloqueada por desacuerdos de la izquierda española

Con un rotundo fracaso para la investidura de Pedro Sánchez como presidente del gobierno español, culminó la sesión solemne en el parlamento de ese país. 124 votos a favor, 155 en contra y 67 abstenciones fue el resultado de una jornada marcada por los intercambios de acusaciones y disputas por poder.

Los aliados del PSOE, Unidas Podemos, dio la espalda al apoyo y se abstuvo de votar por el sí. Pablo Iglesias, líder del grupo de izquierda, hizo una última oferta a Sánchez al pedir el control de las políticas de empleo a cambio del ministerio del trabajo, pero también fue rechazada.

Ante la celebración de partidos de derecha y ultraderecha, la izquierda se enredó en su falta de criterio para formar coalición, aún con una mayoría abrumadora en el parlamento. La falta de acuerdo obliga a una nueva sesión de investidura en septiembre o a una nueva convocatoria a elecciones por parte del rey en noviembre.

Acusaciones cruzadas

Si en algo está de acuerdo la derecha española, es en que la izquierda fracasó en su intento de formar gobierno y cumplir con las expectativas del pueblo. Mientras tanto el PSOE y Unidas Podemos se acusan mutuamente sobre el fracaso de sus negociaciones.

El PSOE dice haberse mostrado abierto a formar un gobierno de coalición y Unidas Podemos se jacta de sus muchos compromisos con el gobierno de Sánchez. Sin embargo no fue posible el acuerdo y ahora se habla de un bloqueo parlamentario y un boicot al gobierno.

RB

Artículos relacionados