EE. UU. asesta duro golpe contra sus propias empresas

El gobierno de EE. UU. prohibió este viernes a sus empresas que fabriquen sus productos en China, luego de que el país asiático impusiera aranceles de 75 mil millones de dólares a las exportaciones provenientes de la nación norteamericana.

El ejecutivo estadounidense sostiene que esta medida representa una gran oportunidad para EE. UU., en medio de fuertes críticas por las implicaciones que esta medida tendrá para empresas emblemáticas del país como Aplee y Nike, que utilizan la mano de obra asiática para abaratar sus costos.

El Gobierno de EE. UU. también exigió a las principales empresas de mensajería del país -FedEx, Amazon, UPS y el Servicio Postal de EE.UU.- que comiencen a “localizar y rechazar” cualquier envío procedente de China que contenga fentanilo, un analgésico sintético 50 veces más potente que la heroína y que generalmente llega a EE.UU. desde el país asiático.

Se tiene previsto que los aranceles chinos comiencen a aplicarse el 1 de septiembre, la misma fecha en que entrarán en vigor las tarifas estadounidenses a productos chinos por valor de 300 mil millones de dólares.

Luego de conocerse la respuesta de Pekín a las sanciones del presidente estadounidense, el huésped de la Casa Blanca acusó al gigante asiático de haber robado a su país “cientos de millones de dólares” mediante la apropiación indebida de propiedad intelectual.

ARG

Artículos relacionados