Lenín Moreno llama al diablo a su terreno

El gobierno de Lenín Moreno urgió este martes a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por su sigla en inglés) a inaugurar una sede en Quito, pese al historial intervencionista de esa institución.

El Ejecutivo ecuatoriano y la agencia estadounidense suscribieron el pasado mes de mayo un memorándum de entendimiento, con ocho ejes de cooperación, una acción que ha sido ampliamente criticada por movimientos sociales del país latinoamericano quienes consideran la medida como un retroceso.

Activistas y expertos ecuatorianos, consideran a la USAID como un instrumento para la desestabilización, misma razón que llevó al expresidente Rafael Correa a solicitar en 2014 a la agencia que se retirara del país.

Por su parte, el director de Centro Andino de Estudios Estratégicos, Mario Ramos, habló de la expulsión de la Usaid de Bolivia, por injerencia en asuntos internos, y aseguró que promueve la subversión.

Para los activistas, la USAID penetra en los medios de comunicación y fundaciones locales, para imponer su visión del mundo, a cualquier costo.

ARG

Artículos relacionados