Ecuador paga caro suspensión de asilo a Assange

Las amenazas de Anonymous se pusieron en marcha en Ecuador. En los últimos días las plataformas de Internet en la nación andina superan los 40 millones de ataques informáticos provenientes de Estados Unidos, Brasil, Holanda, Alemania, Rumania, Francia, Austria, Reino Unido y del propio territorio ecuatoriano.

Los ataques son consecuencia de la suspensión del asilo politico que la nación suramericana le concedió al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien permanecía en la Embajada de Ecuador en Londres, a cuyo termino, fue detenido por las autoridades de Reino Unido. Ahora pesa sobre Assange la solicitud de extradición a Suecia y Estados Unidos, donde se le imputan delitos de abuso sexual y conspiración, respectivamente.

El vice ministro de Telecomunicaciones ecuatoriano, Patricio Real, informó que los ataques fueron dirigidos a las páginas web de la Presidencia de la República, el Ministerio del Interior, Servicio de Rentas Internas, Corporación Nacional de Telecomunicaciones, entre otras. Sin embargo, por ahora sólo se han registrado intermitencias en el funcionamiento de las mismas.

Ante la ola de ataques cibernéticos, el Gobierno del país meridional solicitó la ayuda internacional para hacer frente a un asedio que lo supera tecnológicamente. «Sí vamos a recibir ayuda, efectivamente a raíz de que empezamos a tener ataques hubo llamadas de otros Estados para ofrecer el apoyo que nosotros pudiéramos requerir», manifestó Real.

Tras el escandaloso número de ataques informáticos, Ecuador pasó del puesto 51 al 31 en la lista de naciones que reciben este tipo de agresiones. En los próximos días el gobierno anunciará nuevas medidas para enfrentar la situación.

XC

Artículos relacionados