Brexit hace peligrar economía británica

La desaceleración de la economía británica entre los meses de agosto y octubre, ha puesto en tela de juicio su estabilidad antes de que se concrete el Brexit en marzo de 2019. Este revés se ha reflejado sobre todo en una caída en la venta de automóviles y en la producción de las fábricas, debido a una débil demanda del mercado.

El crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en los tres meses hasta octubre se desaceleró desde un sólido 0,6 por ciento en el tercer trimestre de 2018 al 0,4% estimado a la fecha.

Destacan que la fortaleza de la economía británica durante el verano boreal fue un evento excepcional generado por un incremento del gasto del consumidor gracias a unas temperaturas inusualmente cálidas.

Los últimos datos del PIB son una prueba más de que el efecto de arrastre de la persistente incertidumbre del Brexit y las importantes presiones de costes a las que se enfrentan los consumidores y las empresas.

Economistas atribuyen esta caída a la incertidumbre en torno a los términos con los que Reino Unido abandonará la Unión Europea. Las encuestas mostraron que el crecimiento económico en el cuarto trimestre podría ser tan bajo como el 0,1 por ciento.

La libra esterlina también sufrió un fuerte revés y ha descendido a su nivel más bajo frente al dólar, desde junio de 2017, lastrada por las incertidumbres de última hora. La gran preocupación del mundo empresarial es que mientras el futuro del Reino Unido sea incierto, más va a sufrir la economía y más se va a estancar el crecimiento.

ARG

El Brexit podría tener un atajo en Bruselas

Artículos relacionados