Nuevo conflicto Rusia-Ucrania asfixia al Mar de Azov

Nuevo conflicto Rusia-Ucrania asfixia al Mar de Azov / Foto: Getty Images

El Mar de Azov, un mar interior de 37 mil kilómetros cuadrados que Rusia y Ucrania gestionan conjuntamente, se ha convertido, en un foco de tensión en el conflicto entre ambos países luego que, hace una semana, guardacostas rusos supuestamente tirotearan y abordaran una flotilla ucraniana y apresaran a su tripulación por entrar en aguas que Moscú considera suyas.

Nuevo conflicto Rusia-Ucrania asfixia al Mar de Azov
/ Foto: Cortesía

El incidente resultó uno de los temas sobre la mesa de la reunión del G20 en Buenos Aires, luego que #DonaldTrump decidiera suspender una reunión bilateral con su homólogo ruso, Vladimir Putin, por esta razón.

Desde que Rusia terminó en marzo el puente sobre el estrecho de Kerch, que une Crimea (la península que se anexionó en 2014) con el territorio ruso, el tráfico hacia los puertos ucranianos en el Mar de Azov se ha reducido.

Se reduce el tráfico comercial de Ucrania

Muchas embarcaciones altas o de gran tonelaje no pueden pasar por debajo, según un informe del Parlamento Europeo, y se añaden los largos procesos de registro a los que los guardacostas rusos someten a los barcos que cargan en Mariúpol o Berdiansk, instalaciones clave para la economía ucraniana por donde el país exporta 25% de sus metales y 5% de su grano.

Moscú, señalan varios analistas, está usando su presencia en las aguas del mar de Azov para debilitar la economía ucraniana: “Es hostigamiento. Para disuadir a las empresas y que vayan a otros puertos. Nos están estrangulando”, se lamenta Marina Pereshivailova, una de las líderes de la Unión de Trabajadores del puerto de Mariúpol, que tiene 3 mil empleados.

“Lo que está pasando no solo nos daña a nosotros. Afecta a toda la industria metalúrgica, que emplea a unas 40 mil personas, y a la agraria”, señala la dirigente que afirma que la industria ucrania ya perdió una parte importante de su producción, luego que los separatistas prorrusos tomaran las regiones mineras de Donetsk y Lugansk.

A las afueras de la ciudad, en uno de los edificios grises y algo destartalados, un grupo de voluntarios y veteranos ha instalado una suerte de centro de coordinación por si la lucha abierta vuelve a las calles. Es posible que se prenda de nuevo el polvorín.

FF

7 memorables desplantes de #DonaldTrump

Artículos relacionados