Asesinan a un líder social al día en Colombia

En la Colombia de Iván Duque y con un acuerdo de paz «vigente» desde 2016, muere aproximadamente un líder social al día, de acuerdo a cifras del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz).

Según Indepaz, hasta el 27 de enero han muerto 27 luchadores sociales y cuatro excombatientes firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana de 2016.

Las cifras fueron dadas a conocer luego que se supiera de la muerte violenta en el Catatumbo de Fernando Quintero Mena, líder social y presidente de la Asociación de Juntas del corregimiento de la Trinidad en Norte de Santander.

 

Pero Indepaz no es el único organismo que ha llamado la atención sobre esto. Recientemente, la Oficina en Colombia de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, instó a Duque a tomar medidas estructurales para proteger la vida de líderes y excombatientes acogidos al proceso de paz.

Gran parte del problema es la falta de la presencia del Estado en amplias zonas del país, que aún siguen estando controladas por grupos al margen de la ley, que se disputan su control (una de las raíces históricas del conflicto colombiano) y los negocios derivados como el tráfico de drogas o combustible.

Y es precisamente por esta situación, que la Organización No Gubernamental (ONG), Oxfam, emitió un comunicado en el que expresó su rechazo por estos crímenes en contra de líderes populares por parte de grupos paramilitares, que tienen desplegados sus núcleos en varias regiones del país.

Un grupo paramilitar llamado Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC),  amenazó recientemente de muerte a varios dirigentes sociales y políticos, entre ellos la actual alcaldesa de Bogotá, Claudia López, reseña el portal del canal multiestatal teleSUR.

La realidad que vive Colombia es bastante compleja.  Con una guerra que continúa y con un Gobierno que ha retrasado cada vez más la implementación de los Acuerdos de Paz, además de la presencia de grupo paramilitares y guerrillas como el ELN y otras surgidas del regreso de los excombatientes de las FARC, la pacificación real de este país  parece muy lejana.

También la desigualdad social y la falta de políticas de inclusión social han llevado a la multiplicación de los cultivos ilícitos (pese a la cooperación de EE.UU.) y a que los grupos armados quieran controlarlos, esto de acuerdo al último informe del secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres.

MMMV/VTactual.com

Iglesia colombiana alerta connivencia entre fuerza pública y paramilitares

Artículos relacionados