La Amazonía no tendrá representación en Internet

Aunque en varias oportunidades los países de la cuenca amazónica expusieron a la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN) que el dominio .amazon estaba «indisolublemente relacionado con la región geográfica, los pueblos, la naturaleza y la cultura de la Amazonía”, el pasado 17 de mayo la dirección web fue entregada a la empresa homónima, conocida por su papel en el comercio mundial.

La Secretaría Permanente de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA) recordó que mantiene desde 2013 negociaciones con ICANN y Amazon, con miras a llegar a «un acuerdo mutuamente aceptable que reconozca el derecho de los Estados a participar efectivamente en la gobernanza del dominio de internet en conflicto.

De acuerdo con la OCTA la decisión fue tomada por ICANN «sin haberse acordado una solución mutuamente aceptable entre la empresa y los países de la región amazónica».

Ante la decisión, la Cancillería de Colombia aseguró que «evaluará todas las opciones disponibles para que la corporación administradora reconsidere su decisión y, de esta forma, sean tenidos en cuenta los intereses de los países amazónicos sobre la gobernanza del dominio ‘.amazon'».

Asimismo, Colombia considera que la última resolución, emitida por la junta directiva de ICANN, una corporación sin ánimo de lucro de Derecho Privado con sede en California, «vulnera claramente el modelo de Múltiples Partes Interesadas (sector público, sector privado y expertos técnicos) que debe guiar la gobernanza del internet».

Agrega que la decisión no tiene en cuenta los «intereses legítimos de los Estados y se constituye en un precedente negativo para el desarrollo de un internet seguro, estable e interoperable en el futuro, en el que situaciones similares podrían presentarse con otras regiones geográficas alrededor del mundo».

La selva amazónica, compartida por los países miembros de la OCTA, es considerada el bosque tropical más extenso del mundo y se calcula que su superficie abarca unos siete millones de kilómetros cuadrados en los que se aloja una de las mayores concentraciones de biodiversidad del planeta.

ARG

Artículos relacionados