Claves del caso Álvaro Uribe: lo que lo llevó a manos de la “justicia”

Claves del caso Álvaro Uribe: lo que lo llevó a manos de la “justicia” / Foto: VTactual

Desde octubre de 2019, Álvaro Uribe Vélez hacía historia judicial en Colombia. Por primera vez un expresidente era llamado por el Poder Judicial para rendir indagatoria (declaración judicial) ante la Corte Suprema de Justicia por una investigación criminal por presunto fraude procesal y compra de testigos.

No obstante, el caso se remonta a 2014, cuando interpuso una demanda judicial contra el senador Iván Cepeda (del partido de izquierda Polo Democrático Alternativo), uno de sus más fieros adversarios políticos, por supuestas calumnias.

Durante un debate en el congreso, en septiembre de ese año, Cepeda acusó al expresidente de tener vínculos con grupos paramilitares y con narcotraficantes, específicamente le señalaba de haber fundado, junto con su hermano menor, Santiago Uribe Vélez, el Bloque Metro de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Para apoyar sus acusaciones, presentó varios testimonios de antiguos paramilitares.

Claves del caso Álvaro Uribe: lo que lo llevó a manos de la “justicia”
El senador Iván Cepeda en pleno debate de 2014, muestra algunas pruebas contra Uribe Vélez / Foto: Cortesía

 

En respuesta, Uribe decidió adelantársele por la vía judicial y acusarlo de difamación. Decía que Cepeda buscó exparamilitares en las cárceles para usarlos como falsos testigos con el fin de que declararan en su contra.

El caso fue radicado en la Corte Suprema que, durante varios años lo investigó (declararon tanto Uribe como Cepeda, así como todos los testigos implicados).

El tiro por la culata

No obstante, a Uribe Vélez el tiro le salió por la culata; la demanda se convirtió en un bumerán para el líder del derechista partido Centro Democrático. En 2018, el alto tribunal desechó las acusaciones contra Cepeda y, sorpresivamente, abrió una investigación formal contra Álvaro Uribe Vélez.

De hecho, en febrero de ese año, el magistrado José Luis Barceló archivó el caso contra Cepeda; en su lugar, decidió abrir una investigación a Uribe Vélez por supuesta manipulación de testigos contra el senador izquierdista.

De una denuncia contra Cepeda a un caso contra Uribe Vélez; la cantidad de elementos que le costaron la jugada al expresidente, hoy también exsenador / Foto: Cortesía

«Dado que en la investigación se advirtió la existencia de amenazas y posibles ofrecimientos orientados a incidir en varios de los testigos (…) se ordenó investigar la posible participación de Álvaro Uribe Vélez», señaló una resolución que al respecto emitió la Corte Suprema el miércoles 25 de julio de 2018.

Criminales convictos como testigos

El proceso, según medios como la BBC, incluye numerosos elementos controversiales; como el hecho de que la mayor parte de los testigos son criminales convictos, algunos de los cuales se han contradicho de sus propias declaraciones.

Se trata de 42 testigos, muchos de ellos exparamilitares en prisión. El más notorio, Juan Guillermo Monsalve, antiguo miembro del Bloque Metro de las AUC y quien cumple una condena de 40 años en una cárcel de Bogotá, acordó con el senador Cepeda rendir declaraciones.

Testificó que en una hacienda de propiedad de la familia del expresidente en Antioquia se planificaron unas matanzas que luego ejecutaron estos grupos de irregulares al margen de la ley.

Claves del caso Álvaro Uribe: lo que lo llevó a manos de la “justicia”
/ Foto: Cortesía

Sin embargo, Monsalve posteriormente escribió una carta en la que se retractaba de sus afirmaciones. No obstante, la situación se tornó escandalosa cuando Monsalve denunció que su cambio de postura respondió a presiones. Posteriormente se conoció que Diego Cadena, uno de los abogados de Álvaro Uribe Vélez, y quien se tornó elemento clave del caso, presionó a Monsalve y pagó a otros testigos para que modificaran sus testimonios.

De hecho, Monsalve aseguró tener una grabación del momento en que el abogado de Uribe lo presionó, mientras que varios de los testigos aseguraron haber recibido dinero de Diego Cadena, quien luego reconoció haber entregado pequeñas ayudas en dinero a algunos de los presos como «ayuda humanitaria».

Otros elementos altisonantes

A este caso se suma el hecho de que se usaron grabaciones telefónicas de las que la defensa de Uribe Vélez intentó poner en dudas su legalidad. Trató de invalidar las evidencias admitidas por la Corte como prueba, varias horas de grabaciones hechas por las autoridades de conversaciones telefónicas del expresidente Uribe de forma «accidental» durante el curso de otra investigación.

El Cuerpo Técnico de Investigación (la policía judicial neogranadina) trabajaba en un caso sobre un excongresista cuando sus funcionarios interceptaron varios teléfonos. Solamente después de llevar un mes grabando se percataron de que una de esas líneas pertenecía a Uribe Vélez.

A partir de este hecho, los intentos de la defensa por lograr que esas grabaciones no se incorporaran al proceso resultaron infructuosos.

En segundo lugar, resalta que Santiago Uribe Vélez, hermano menor del expresidente, se encuentra arrestado desde 2016 y en juicio, desde marzo de 2020, por la creación del grupo paramilitar “los Doce Apóstoles” y por presunto homicidio.

No obstante, el expresidente y ahora exsenador ha dicho en diferentes ocasiones que el proceso en su contra tiene motivaciones políticas.

Múltiples investigaciones

En la actualidad existen casi 60 investigaciones abiertas en Colombia contra Álvaro Uribe, que van desde homicidio hasta compra de votos. Catorce se encuentran en la Corte Suprema y otros 45 en la Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara de Representantes.

Pero la que concentra la atención de los colombianos tiene que ver con presunto fraude procesal y compra de testigos, por lo cual se le dictó medida de aseguramiento con arresto domiciliario desde el pasado 4 de agosto, reafirmada el día 12 de agosto, con la reseña judicial.

Un par de días después, el día 6 de agosto, el juez 35 de control de garantías dictó medida de aseguramiento a Diego Cadena, el abogado del exsenador y expresidente de Colombia, por los mismos cargos que se le imputan a Uribe Vélez.

Mientras se definen las acusaciones en su contra por la presunta manipulación de testigos, Diego Cadena permanecerá privado de libertad en su residencia. Se trata de la misma medida que dictó la Corte Suprema de Justicia contra Álvaro Uribe.

El proceso contra el derechista expresidente colombiano aún no termina, por cuanto se trata apernas de una medida que prevé que no evada la justicia.  falta ver cuál será la última palabra de la Corte Suprema.

FF/VTactual.com

#Impropios Álvaro Uribe: la mano que mece la cuna desde Colombia

Artículos relacionados