Caso Adobe en Venezuela destapa guerra de perdedores

La empresa de tecnología Adobe publicó un comunicado en el cual lamenta no poder continuar prestando servicio a su clientela en Venezuela, debido a que se ven obligados a acatar la orden ejecutiva emitida por la administración Trump contra el país caribeño, que les impide establecer relaciones comerciales no sólo con el gobierno venezolano, sino con la totalidad de las personas que habitan en ese país.

La medida, que no solo está siendo aplicada por Adobe, confirma que las sanciones unilaterales son dirigidas a toda la población venezolana y no al gobierno de Nicolás Maduro. El anuncio de Adobe conmocionó las redes sociales en Venezuela, país en el que editores de audio y video, diseñadores y trabajadores a destajo, utilizan esta herramienta para ganarse la vida.

En VTactual consultamos la opinión de Luigino Bracci, comunicador e informático experto en tecnologías libres, para conocer el alcance de esta nueva agresión contra Venezuela, que va mucho más allá, como era previsible, que un simple ataque a un sistema de gobierno.

Más conmoción que el bloqueo a medicinas

Tras el anuncio de que Adobe no prestaría más servicios en Venezuela, se desató la indignación de miles de internautas, que finalmente cayeron en cuenta de que las medidas aplicadas por #DonaldTrump no son sólo contra el gobierno o el chavismo, sino que afectan a toda la población por igual. Diseñadores, editores, fotógrafos y buena parte de los trabajadores de las artes audiovisuales, demostraron su indignación con mayor fuerza y contundencia, que cuando se produjo el bloqueo de medicinas y alimentos.

Luigino Bracci es un luchador incansable por la implementación del software libre en la administración pública venezolana.

Para el informático Luigino Bracci, las aplicaciones de Adobe son las más utilizadas por los trabajadores del ramo audiovisual. “Son prácticamente el estándar de la industria, lo que es la parte de edición de imágenes y gráficos vectoriales, por lo que hay mucha gente impresionada por ello”.

Bracci sostiene que las reacciones de este sector se hacen más notorias que las molestias por el bloqueo a otros rubros, porque es justamente el sector que domina las redes sociales en el país caribeño. “Es impresionante el nivel de conmoción que hubo en redes sociales sobre este tema”, nos dijo.

¿Quién pierde más?

Pese al bloqueo de Adobe contra las plataformas de servicio que brindará al país hasta el 28 de octubre, Bracci sostiene que no es algo de alarmarse. “Es cierto que aquí en Venezuela muchos diseñadores utilizan estas aplicaciones pirateadas, y ellos muy seguramente no van a verse afectados”, nos comenta, al tiempo que reconoce que descubrió que sí hay muchas empresa y particulares que usan la versión original y ahora perderán todos los archivos que guardan en sus “nubes” donde solían subir sus materiales.

Pero a juicio del especialista, el gran perdedor en esta situación generada por Trump es la misma empresa Adobe. “Si leemos entre líneas el comunicado de Adobe, la empresa dice estar cumpliendo de forma obligada una orden ejecutiva, mantendremos a nuestros usuarios informados por si estas leyes cambian… uno se da cuenta que Adobe no está a favor de la medida. El gran perdedor de todo esto, aunque no lo creas, es la empresa Adobe”.

Opina Bracci que el ataque no es contra Nicolás Maduro ni su gobierno, tampoco en contra de la mayoría del pueblo venezolano, pues desde hace tiempo las instituciones del gobierno, muchas empresas y particulares usan versiones copiadas no originales debido al bloqueo. “A Venezuela para nada le afecta esto, el país va a seguir funcionando perfectamente… lo que va a pasar es que el que usaba una versión original, ahora va a usar la copia, afectando directamente a la empresa Adobe”.

Esto se veía venir

Luigino Bracci es un defensor incisivo del uso de tecnologías libres. Lo hace desde antes que el presidente Hugo Chávez emitiera un decreto especial y promulgara la Ley de Infogobierno para que se aplicada el Software Libre en todas las instituciones del Estado. “Desde el paro petrolero de 2003, esto estaba previsto. Todos preveíamos que en algún momento en el cual el imperialismo decidiera hacer una escalada contra nosotros, iba a emplear herramientas como éstas para utilizarlas como presión para salir del gobierno revolucionario”.

Lamentó que en la administración pública venezolana no se le haya tomado muy en serio a estas decisiones que en su momento planteó Chávez, quien tenía una visión bastante amplia sobre el tema. “En las plataformas de comunicación del Estado se sigue utilizando intensamente los programas de Adobe, pero se debió acatar lo que dijo el presidente Chávez, porque yo creo que allí es donde está la verdadera solución a los problemas que pudireamos tener en materia tecnológica”, reconoció.

Estar preparados

Con el uso de tecnologías libres, Luigino Bracci y un equipo de trabajadores convencidos de uso de tecnologías libres, puso a funcionar la primera emisora de radio que aún opera en Venezuela con software libre, se trata de la emisora del ministerio de Cultura, donde además se han formado muchos medios alternativos en el uso de estas plataformas. Bracci recomienda perderle el miedo a usar software libre, pues “cualquiera lo puede aprender”.

Recomienda que como personas, gobierno o instituciones, estemos preparados ante una eventual avalancha de decisiones similares por parte de otras empresas estadounidenses, que están siendo obligadas a suspender servicios al gobierno y al pueblo de Venezuela. “No nos extrañaría que mañana Google decida hacer lo mismo, y ello afectaría a todos los que usamos Gmail, Youtube, Google Drive, etc. Tal vez twitter, Facebook… el hecho es que el decreto es muy ambiguo y permite la libre interpretación de cada empresa”.

RB

Artículos relacionados