Acoso callejero: la tarjeta de presentación de los agresores sexuales

Mujeres entre la dicotomía del acoso y el abuso sexual

El acoso callejero es el preludio de todo agresor sexual, invadir el espacio de una persona supone, ya en sí mismo, un abuso de tipo sexual en el que se le atribuyen a una persona calificativos de manera impositiva y sin su consentimiento.

Los hombres que recurren a este tipo de abuso, como decir frases insinuantes a una mujer que pasa por la calle, son protegidos por la «cultura» machista, son avalados por la pasividad de los testigos y por la inoperancia de los Estados, quienes con el silencio, le otorgan al agresor una licencia sobre la mujer.

Un reciente estudio realizado por una franquicia de derechos humanos, a una población de  21.200 jóvenes entre 16 y 30 años, de Madrid, Lima, Sidney, Kampala y Nueva Delhi muestra el incremento de los puntos negros en sitios centrales.

El informe detalla como en Madrid el 11% de los casos de acoso son la causa de sensación de intimidación en las mujeres y está relacionado con presenciar una masturbación en público.

El acoso en las niñas genera que estas naturalicen la agresión de tipo sexual

Si bien en las ciudades las niñas «tienen más posibilidades de acceder a la educación o de participar en la toma de decisiones, conlleva un nivel importante de acoso sexual callejero, explotación, inseguridad y discriminación«, reza el texto.

La invasión a la privacidad y el acoso sexual callejero hace de quienes lo aplican un agresor sexual, y de quien lo recibe de manera impositiva una víctima, esta es una realidad global amparada en la «simpatía» que deben sentir las mujeres cuando un hombres «por puro halago» le grita en la calle que quiere «follársela».

El estudio señala que aunque en todas las ciudades «se señala la conducta masculina como principal causa del acoso«, son las mujeres quienes deben alterar su vida o cotidianidad para evitar la agresión, denunciar estos actos y dejar de verlos como la «cotidianidad de su cultura».

EC

La Manada, debate feminista del machismo judicial

 

Artículos relacionados