Hannukah: la fiesta hebrea que coincide con la Navidad

La Hannukah  – Fiesta de las Luces o Luminaria – es una celebración hebrea que usualmente coincide con la Navidad cristiana. Inicia el 25 de kislev según el calendario judío, y se extiende por ocho días corridos, hasta el día 2 de tevet. En el calendario romano se aproxima al día 22 de diciembre, que coincide con el solsticio de invierno.

Esta celebración conmemora dos hechos concatenados: la independencia de los judíos con respecto a los griegos seléucidas, y la purificación del segundo templo de Jerusalén. Ambos eventos ocurridos en tiempos de los macabeos.

De victoria militar a un “milagro de Dios”

Aunque estos sucesos se remontan 2.200 años atrás, Hannukah es una una de las celebraciones judías anuales más nuevas y ni siquiera aparece en la biblia hebrea. Los eventos históricos que marcan su origen se recogen en los libros postbíblicos de los macabeos, – que aparece en el canon bíblico católico – pero que no se considera parte de la Biblia por los judíos y muchas de las denominaciones protestantes.

Si bien en la actualidad es una festividad importante para la comunidad judía, durante el periodo medieval la Hannukah fue una celebración de menor importancia

Basándose en el modelo greco-romano de festejar los triunfos militares, Hannukah se instauró en el año 164 a. de C. para conmemorar la victoria de los macabeos contra la poderosa tropa del rey Antíoco IV de Siria.

En 168 a.C. Antíoco había prohibido el judaísmo y obligó a quienes profesaban esa fe a adoptar rituales paganos y a asimilar la cultura griega. Los macabeos se alzaron en contra de esta imposición. Tomaron la ciudad de Jerusalén y retiraron los símbolos de culto pagano de los templos, reinstaurando así el culto ordenado por dios en la biblia hebrea, que Antíoco había atacado.

A partir del siglo VI dC los rabinos determinaron que más que celebrar una victoria militar se debía celebrar el milagro ocurrido durante la restauración del templo por parte de los macabeos. La historia que debía contarse a partir de ese momento era la de cómo una jarra de aceite que alcanzaba solo para un día de luz, iluminó la Luz Eterna (‘Ner Tamid’) del templo durante ocho días enteros, el tiempo suficiente para poder producir una nueva remesa de aceite ritual. [La luz eterna debe permanecer siempre encendida].

Esto se simboliza encendiendo un candelabro de ocho brazos (más uno noveno situado en el centro), que se llama menorá o hanukkiah, prendiendo una vela la primera noche de la celebración de la Hannukah y prendiendo una nueva vela cada noche hasta completar las ocho velas al finalizar los ocho días de fiesta. La novena vela de la menorá se utiliza para encender las demás.

La Hannukah en la actualidad

Las familias suelen realizar actividades como intercambios de regalos, decoración del hogar y elaboración de comidas especiales. Se suele jugar con unos trompos – llamados «dreidel» – que poseen unas letras hebreas en cada lado que son las iniciales de «Un milagro ha ocurrido aquí»

Es costumbre reunirse en familia para el encendido de la Hanukkiah e intercambiar regalos. La vela del medio, llamada el shamash, es utilizada para encender las otras velas, cada noche. Así, en la primera noche del Hannukah, dos velas son encendidas y en la última noche, hay nueve velas encendidas. Al encender las velas, se recitan una serie de bendiciones en hebreo.

Las familias suelen realizar actividades como intercambios de regalos, a los niños se les regala dinero, y se llevan a cabo juegos, decoración y comidas especiales. Como el aceite es el gran protagonista de la celebración realizan algunos platillos tradicionales fritos como los Latkes  – panqueques de papa – las Sufganiyots  -rosquillas de jalea con azúcar o canela – y pastel de brócoli con champiñones.

EGM/VTactual.com

7 tragos a la venezolana para estas navidades

Artículos relacionados