#VTenLaCocina: Los Mac n´cheese, alimentaron a EEUU en la Gran Depresión

La pasta nació en Italia, el queso en Europa y los Mac n´cheese (macarrones con queso), son una versión de ambos en EEUU creada por Thomas Jefferson durante 1805, cuando fue presidente de los Estados Unidos de América.

En una de sus visitas a Europa, el primer mandatario quedó enamorado de tan suculento platillo y compró una máquina de pastas para llevar a su tierra y mostrar el proceso de elaboración.

Comenzó sirviendo el plato solo a sus familiares e invitados de gobierno, luego lo brindaba en las cenas presidenciales, hasta que una prima de él que era cocinera probó el plato y le gustó tanto que lo incluyó en la receta en su famoso libro de cocina The Virgin House-Wife

De esa manera se fue popularizando el plato y en 1937, en medio una crisis financiara denominada, La Gran Depresión, se hizo más famoso. La empresa Kraft sacó una versión del plato en caja que costaba menos de 20 centavos y alimentaba hasta a 4 personas.

Las familias americanas desesperadas por no encontrar carne ni lácteos frescos, compraron miles de estas cajas y el mac n cheese se convirtió en un ícono de la cocina estadounidense, mientras que la empresa logró vender 8 millones de empaques.

Ingredientes

  • 500 gramos de macarrones cortos o pasta tiburón (parecida a los elbow macaroni o macarrones de codo)
  • 200 g de queso rallado cheddar
  • 100 g de queso rallado parmesano
  • 2 cucharadas y media de harina para todo uso
  • 3 tazas de leche o 750 ml
  • 160 g de mantequilla
  • 100 g de pan rallado
  • Una pizca de pimentón
  • Sal y pimienta

Preparación

  • En una olla con un litro de agua hirviendo y un poco de sal se cocinan los macarrones durante 5 minutos. Transcurrido el tiempo se escurren los macarrones y se les agrega agua fría para que se termine la cocción.
  • En un sartén o una olla grande se derrite la mantequilla a fuego medio, y se le añade las cucharadas de harina y se mueve, poco a poco se incorpora la leche y se sigue removiendo para crear una especie de salsa bechamel.
  • Se añade la sal, la pimienta y la mitad de los dos quesos fundidos (100 g de cheddar y 50 de parmesano, reservando la otra mitad para después).
  • Se cocina toda esa mezcla a fuego lento sin dejar de remover.
  • En una sartén antiadherente se colocan los 100 g de mantequilla restante y cuando comience a fundirse añadir el pan rallado.
  • Se colocan los macarrones en la caserola, se agrega la salsa bechamel que hicimos con la harina al principio. Además añadimos la mantequilla y el pan rallado que mezclamos al final y el resto del queso rallado que nos quedaba. 
  • Hornear a 180 grados durante 25 minutos. Transcurrido el tiempo dejar reposar antes de servir.

Narkys Blanco/VTactual.com

Nuggets de coliflor: el pasapalo ideal

Artículos relacionados