#VTalpasado Bolívar y Petión una alianza de amistad revolucionaria

Corría el mes de enero de 1816. Momento de cambio para la lucha independentista de los patriotas venezolanos. Desde la región de Haití, se configuraría un nuevo proyecto de reconquista de Venezuela por parte del libertador Simón Bolívar, quien, con la ayuda del presidente haitiano Alejandro Petión, organizó dos expediciones en 1816 que traerían consigo avances indiscutibles para las próximas acciones en Tierra Firme.

Bolívar había llegado a la isla de Haití a finales del mes de diciembre de 1815. Traía consigo un panorama bastante desalentador. Por un lado, la Plaza de Cartagena -último reducto patriota en Nueva Granada- había caído en manos de las fuerzas realistas lideradas por el general Pablo Morillo. Y en Kingston, Jamaica, había sufrido las penurias de la bancarrota, la hostilidad y la falta de hospitalidad por parte del gobierno británico.

Tras su estadía en Haití, el libertador Simón Bolívar afianzó su proyecto de liberación del territorio venezolano y se esforzó en asegurar la incorporación de todos los sectores de la sociedad en la lucha por la indepedencia

Sin embargo, mantuvo siempre una esperanza alentadora. Los últimos acontecimientos hicieron reflexionar al Libertador sobre el rumbo del proyecto y sobre todo, de las realidades de la guerra. Para él, la lucha debía concebirse desde otra perspectiva, un nuevo escenario y otros protagonistas.

Haití se convirtió entonces en su nuevo destino. Desde hace mucho tiempo la isla se había establecido como un centro de conexión de los refugiados patriotas de toda la América española y en ejemplo concreto de revolución. Por tal motivo Bolívar quería conocer personalmente la región haitiana y así lo señala en carta dirigida a Petión el 19 de diciembre de 1815:

Las circunstancias, señor presidente, me obligan, afortunadamente para mí, a dirigirme al asilo de todos los republicanos de esta parte del mundo: debo visitar el país que V. E. hace feliz con su sabiduría. Para regresar a mi patria debo pasar por la de V. E.; y ya que la fortuna me ofrece la inapreciable ocasión de conocer y ad­mirar de cerca a V. E. (si V. E. tiene a bien permitírmelo) iré a presentarme a V. E. en el momento mismo en que llegue a los Cayos, donde algunos de mis amigos me aguardan para tratar con­migo los asuntos de la América del Sur.”

El primer encuentro

Luego de varios días en territorio haitiano, Bolívar y Petión se encuentran por primera vez el 2 de enero de 1816 en el Palacio Presidencial de Puerto Príncipe.  Fue una entrevista corta pero de gran satisfacción. El presidente haitiano vería en el Libertador a su protegido y al continuador de lucha a favor de los oprimidos. Por su parte, Bolívar se llenaría de admiración ante un hombre que defiende ante todo la libertad de los esclavizados y la lucha contra la dominación imperial.

El mismo 2 de enero, Bolívar le escribiría al almirante Luis Brión su impresión con respecto a la entrevista: “…En este momento acabo de hacerle una visita que me ha sido tan agradable cuanto V. puede imaginar. El Presidente me ha parecido, como a todos, muy bien. Su fisonomía anuncia su carácter y éste es tan benévolo, como conocido. Yo espero mucho de su amor por la libertad y la justicia. Aún no he podido hablar con él sino en términos generales. Luego que me sea posible entrar en materia lo haré con toda la reserva y moderación que exige nuestra desgraciada situación…”

Nace una amistad e inicia un apoyo incondicional

A partir de este momento, se inicia una estrecha relación entre ambos líderes. No solo por la causa independentista sino de amistad verdadera. Durante los siguientes días de enero se consiguieron grandes resultados y se afianzaba una relación personal. Petión ofreció apoyo y auxilio a la causa independentista y Bolívar se comprometió, sin vacilaciones, a la liberación de los esclavizados en Tierra Firme.

A partir del encuentro con el libertador Simón Bolívar, el líder haitiano dio todo su respaldo para apoyar la lucha de independencia en Venezuela

Animado por el nuevo giro que podría tener la causa venezolana y de los frutos obtenidos durante su estadía en la isla, Bolívar escribe desde Los Cayos una nueva misiva a Petión el 21 de enero de 1816: “No alcanzo a expresar el profundo dolor que siento al distraer la atención de V. E. de los importantes asuntos que lo rodean para la salvación del pueblo haitiano; pero como V. E. es el padre de todos los verdaderos republicanos, me animo a solicitar su protección.” Protección que prontamente fue ratificada con el apoyo ordenado por Petión en esos días de enero, donde solicita la entrega de fusiles y cartuchos para el Libertador. Igualmente da la instrucción para la entrega de alimentación diaria a los emigrados llegados a la isla haitiana.

En un sentimiento de agradecimiento por las atenciones de su protector y amigo, Bolívar le expresa a Petión el 29 de enero de 1816, su más sincero pensamiento: “Mi reconocimiento no tiene límites, por el honor que V. E. acaba de hacerme, con la carta que se ha dignado escribirme, y las bondades de que me ha colmado. ¡En el fondo de mi corazón, digo que V.E. es el primero de los bienhechores de la tierra! Un día la América proclamará a V. E. su libertador; sobre todo los que gimen todavía, incluso bajo el yugo republicano. ¡Acepte por anticipado, señor Presidente, el voto de mi patria!.”

En la misma carta Bolívar le informa de la comisión dada a Francisco Antonio Zea para ayudar a enfrentar una situación de salud que padecía el presidente Petión: Nuestro botánico Zea, prepara para V. E. las semillas de flores y plantas, con una descripción de su cultivo; como ésta no se ha puesto en limpio todavía, me privo del placer de remitírsela con el dragón que lleva esta carta a V. E., pero me apresuro a enviarle las botellas de específicos contra el reumatismo. Si estuvieran llenas de los sentimientos de mi corazón, no le darían la salud, sino la inmortalidad que espera a V. E”.

Cuadro del pintor venezolano Tito Salas. La Expedición de Los Cayos zarpó el 31 de marzo de 1816 con un ejército de 250 hombres liderados por Bolívar

En los meses siguientes del año 1816 la comunicación fue constante entre ambos líderes. Petión no solo auxilió a Bolívar en la isla sino que colaboró en dos expediciones- una en marzo y otra en diciembre de 1816– sin ningún interés personal, solo la consagración de la libertad de todos los esclavizados.

Petión muere en 1818 y Bolívar lamentaría su pérdida, pero, en definitiva, el encuentro entre ambos personajes en el mes de enero de 1816 no solo dejó por sentado una alianza política y militar, sino que dio pie para que se entablara una relación personal que trascendió en el tiempo y significó el esfuerzo de consolidación de la integración de pueblos hermanos basados en la cooperación y solidaridad de las naciones.

Simón Andrés Sánchez/VTactual.com

«Histórica» resolución de la ONU condena bloqueo a Venezuela

 

Artículos relacionados