7 medidas contra el Covid-19 que alejan a España de “ser comunista”

En el reino de España se caldean unos ánimos que evocan los tiempos de la persecución franquista. Las medidas que ha tomado el gobierno para proteger a su población y su economía durante el confinamiento por el Covid-19, fueron tachadas de “comunistas” por la derecha y su prensa, que atacan sin piedad y no suman nada en el segundo país con más muertes y contagios por Coronavirus.

En esta revisión que hacemos en VTactual, repasamos las 7 medidas tomadas por el gobierno español señaladas de comunistas, pero que distan totalmente de serlo.

7. Supuesto ataque a empresas

La derecha española, encabezada por el Partido Popular (PP), acusa al gobierno de Pedro Sánchez de cederle mucho espacio a los “radicales izquierdas” de Unidas Podemos (UP). Es por ello que ante la pandemia del Coronavirus la derecha ha señalado de extremista la propuesta gubernamental de paralizar la actividad económica y comercial, iniciativa que hasta ahora solo ha salvado más vidas en un país en el que la pandemia ya deja un saldo de más de 23 mil muertes. Los pesimistas creen que el país marcha hacia la quiebra con empresas hundidas y millones de desempleados.

6. Supuesta estatización de medios de comunicación

Como siempre que la izquierda o un gobierno de relativo tinte progresista toma el poder, los primeros en angustiarse son los medios de comunicación. La eterna propaganda de que se estatizará la prensa ha brotado con fuerza en España durante el confinamiento. Un comentario gubernamental pidiendo sindéresis y responsabilidad a los medios al informar, fue el detonante de esta ola de rumores. ¿Qué pensarán de lo que dice un gobierno conservador como el de Estados Unidos de su prensa?

5. Protección social vs abandono

Otra de las medidas tomadas por el gobierno español para proteger a su población ha sido la de asegurar protección económica a los trabajadores que por la pandemia no pueden acudir a sus puestos de trabajo. Lejos de ser una medida comunista, esta medida humanitaria es la que sostiene a una parte de la población que no tiene de qué vivir durante la cuarentena. Muchos países con gobiernos conservadores la han asumido en diferentes modalidades, y hasta el gobierno de #DonaldTrump ha repartido bonos en metálico para el sostén de algunos de sus ciudadanos.

4. Freno a desahucios y pago de alquileres

Esta decisión, pese a su carácter estrictamente humanitario, ha sido una de las más atacadas por la derecha española. El gobierno frenó temporalmente los desahucios, cosa que no evita su temido regreso en el futuro, y congeló por 6 meses el pago de alquileres para arrendatarios con menos de 10 propiedades. Sin embargo esta medida deja por fuera a mucha gente que no está protegida y que sin ingreso alguno sigue pagando alquileres.

3. La estatización del sistema sanitario

Es otro de los temores esparcidos por la derecha española contra el gobierno de Pedro Sánchez. Bien es cierto que el sistema de salud del reino fue desbordado por la cadena de contagios ante las tardías decisiones del gobierno, y que los cuestionamientos de UP a ese sistema podrían encender las alarmas de los más conservadores, pero en momentos cuando las pruebas del Covid-19 se pagan a 130€ y sólo se realizan en consultorios privados, resulta difícil creer que se cumplan las predicciones del PP.

2. Protección a las empresas

¿Un gobierno comunista que protege a las empresas capitalistas? Todo un chiste para el viejo Marx. El gobierno español giró instrucciones para que durante la pandemia se exonerara de impuestos, alquileres y se protegiera a la plantilla de trabajadores de miles de empresas privadas que paralizaron sus actividades. El problema medular de estas medidas, es que los sectores de derecha no participaron en ellas y dicen que “no hubo consenso” en las mismas, por lo que se dificulta a que saquen algún crédito político de ello.

1. Trabajadores desprotegidos

Por el contrario, un régimen comunista que se precie de serlo, pondrá al trabajador en un lugar privilegiado. Tampoco pasa en España. La implementación del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), acoge a unos 4 millones de trabajadores y trata de beneficiar a empresas y empleados paralizados por igual, pero no logra reducir el impacto que hoy causa al país ibérico los más de 9 millones de parados que contabiliza.

Randolph Borges/VTactual.com

#VTgeek La obsesión por conocer sobre todo lo que te apasiona

Artículos relacionados