Carlos Menem se vuelve a escapar

Los múltiples recursos judiciales utilizados durante más de 20 años por el expresidente argentino, Carlos Menem, finalmente dieron sus frutos y es que un tribunal de apelaciones lo absolvió este jueves por la venta ilegal de armas, entre 1991 y 1995 a Croacia y Ecuador, naciones sobre las que pesaba en ese momento un embargo internacional.

En 2013, Menem fue condenado a siete años de cárcel por esta causa, que supuso el tráfico ilegal de armamento del ministerio de Defensa de Argentina y violó varios tratados internacionales. La decisión que lo exime de estos delitos no tiene nada que ver con su inocencia, sino por una consideración del tribunal que se ampara en que el tiempo razonable para dar una sentencia firme fue sobrepasado tras 23 años de espera.

A pesar de que para el sistema de justicia argentino demorarse es una costumbre, este fallo ha causado polémica pues el poder del Estado está justificando la absolución basándose en su propia demora. En el caso de Menem, además, pesaba otra condición: la prescripción de los delitos no cuenta si los investigados son altos funcionarios.

Menem estuvo detenido durante seis meses en 2001 por esta causa.

Aunque sobre su carrera política pesaban al menos cuatro grandes causas de corrupción, Menem logró convertirse en Senador y terminó utilizando ese mismo fuero para salvarse de otras condenas, entre ellas una de cuatro años de prisión por el pago de sobresueldos en negro a sus colaboradores, una causa que también está paralizada desde 2015 por múltiples apelaciones y recursos de sus abogados.

En la actualidad, el expresidente argentino transita un juicio oral por el presunto encubrimiento de responsables del atentado a la mutual judía Amia, que en 1994 mató a 85 personas, y por la venta irregular de un predio del Estado a la Sociedad Rural.

ARG

En claves: últimas medidas económicas anunciadas por el presidente Nicolás Maduro

Artículos relacionados