Australia se salva del Coronavirus pero no del fuego

Australia se salva del Coronavirus pero no del fuego

Mientras parte del mundo, especialmente Italia, Holanda y España, sigue con restricciones por la tercera ola de contagio por Coronavirus, existen países como Australia donde la pandemia no es el mayor temor entre sus habitantes, tan es así que su abierto de tenis inició con total normalidad, sin embargo, no escapan al miedo por el comienzo de la época de incendios devastadores que anualmente los azota.

Con las gradas repletas por 4 mil personas, el pasado viernes, el Memorial Drive Tennis Club en la ciudad de Adelaida, fue la sede del partido amistoso de exhibición, “A Day in the Drive”, entre Rafael Nadal y Dominic Thiem; previo al Australia Open que iniciará en próximo 8 de febrero.

Durante la hora y media de partido entre Nadal y Thiem que ganó el español (7-5 y 6-4) se recreó el cómo era el tenis antes de la aparición del Covid-19. Este encuentro, además, sirvió para recaudar fondos para los afectados por los incendios que devastaron el sur de Australia, el año pasado.

Dominic Thiem a la salida del encuentro indicó «Ha sido una gran sensación. Tenemos que estar agradecidos por poder jugar este evento y por poder estar en Australia. Ha sido un placer jugar con tanto público por primera vez en un año».

Por su parte, Rafael Nadal dijo «Es una dura situación, pero creo que Australia es un gran ejemplo de cómo hay que hacer las cosas».
Este mismo día también jugaron los serbios Novak Djokovic contra Jannik Sinner y la norteamericana Selena Williams quien se impuso a Naomi Osaka; como repetición de la final del US Open de 2018.

No es obligatorio el uso de la mascarilla

Tras estrictas medidas de confinamiento, en Australia se levantaron las restricciones y no es obligatorio el uso de la mascarilla dado los bajos contagios que registraron durante la última semana, tan solo 6 casos y ningún deceso; Y a más de un año que se inició la pandemia se han detectado cerca de 29 mil casos y 909 fallecidos.

Greg Hunt, ministro de Salud informó a través de su cuenta de Twitter que “Australia ha registrado 14 días consecutivos sin casos adquiridos localmente. La última vez que Australia registró 14 días consecutivos sin transmisión comunitaria fue entre el 16 y el 29 de febrero de 2020”.

Todo gracias a los confinamientos y toques de queda aplicados en las zonas del país ante el más mínimo brote o sospecha.

Siguen las fronteras cerradas en Australia

Aunque los australianos presumen de una normalidad ideal, en este mes comienza la temporada de torneos de tenis, el Gobierno de Australia mantiene protocolos estrictos con los deportistas que asisten a la contienda deportiva mientras las fronteras se mantienen cerradas, hasta nuevo aviso, a viajeros internacionales.

Es decir, las únicas personas que pueden viajar a Australia son los ciudadanos, residentes, miembros de la familia inmediata y viajeros que hayan estado en Nueva Zelanda en los 14 días previos siempre que cumplan con la cuarentena establecida al entrar al territorio.

Australia Open no tan abierto

Tenistas y sus equipos se mantienen confinados ante una cuarentena obligatoria impuesta. Esta medida ha causado gran descontento porque no todos atletas son tratados de igual manera, por ejemplo, Paula Badosa vivió su cuarentena sin salir de su habitación mientras que Novak Djokovic y Rafael Nadal disfrutaron de otras comodidades durante su confinamiento.
Para el partido de exhibición Nadal pasó dos semanas de cuarentena en un hotel de Adelaida, localidad situada al sur de Australia, donde la mínima incidencia del Covid-19 en esta ciudad fue de casi 600 casos y solo cuatro muertes desde que comenzó la pandemia.

Australia se salva del Coronavirus pero no del fuego

Australia se quema

A un año de los devastadores incendios, producto de la sequía se mantiene la alerta por el inicio de la temporada más cálida y seca en Australia. “Verano Negro fue el nombre dado a este fenómeno producto del cambio climático que dejó más de 18 millones de hectáreas de flora y fauna quemadas; y 33 víctimas fatales.

La semana pasada las cercanías a la ciudad de Adelaida comenzaba a arder producto de la ola de calor que azota a Australia y esta mañana la periferia de la ciudad de Perth amaneció con un incendio que ha destruido varias viviendas y ha obligado a sus habitantes a huir, aunque estén en confinamiento.

Tras la detección de un infectado por Covid-19 en un hotel de la localidad unos dos millones de residentes de la ciudad, junto con los de las cercanas regiones de Peel y el Suroeste, deben permanecer confinados en sus casas.
Es así como Australia en pandemia logra controlar el Covid-19, prepara su exitoso abierto de tenis pero confronta un año más de la temporada de incendios.

 

Artículos relacionados