Médicos venezolanos presionan para exigir mejores salarios

Luego de una asamblea en el histórico Hospital Miguel Pérez Carreño, de Caracas, Venezuela, el personal médico de este y otros seis centros de salud decidieron adherirse al paro que mantienen desde la semana anterior las enfermeras del país petrolero y exigir un mejor salario.

A pesar de la medida de presión que busca aumentar su ingreso mensual actual -apenas ronda los 3 dólares de la distorsión económica impuesta por sectores adversos al gobierno nacional y que mantiene al país inmerso en una de sus más grandes crisis-acordaron mantener las consultas de emergencia, de embarazadas, de vacunación, atención en terapias intensivas y en pacientes oncológicos.

acordaron mantener las consultas de emergencia, de embarazadas, de vacunación, atención en terapias intensivas y en pacientes oncológicos.

Actualmente, unos 10 hospitales en todo el país mantienen  las acciones de reivindicación salarial y de solicitud de medicamentos, insumos y equipos.

La Federación Médica de Venezuela, y los Colegios de Médicos y de Enfermeras de Caracas respaldan la medida e impulsan la unidad de los gremios de la salud para buscar soluciones a la crisis hospitalaria que los últimos meses se ha tornado crítica.

El Comité creado para dialogar con los representantes del gobierno Nacional ya elaboró un diagnóstico de la situación donde se destaca, además de los bajos sueldos, la inseguridad en las instalaciones y vías de acceso, el desabastecimiento de insumos y el deterioro de los equipos.

Dentro de las medidas que el gobierno de Maduro intenta para hacer frente a la problemática, se nombró recientemente a un nuevo ministro de salud, Carlos Alvarado González.

Cabe destacar que la crisis económica que atraviesa Venezuela se originó por la caída abrupta de los precios del petróleo y se agudizó por la inflación inducida por sectores económicos adversos al gobierno de Maduro que pretenden asfixiar a la población para generar un levantamiento social.

Además, el bloqueo financiero impuesto por EE. UU, la corrupción interna y las medidas erráticas en el manejo de la crisis han contribuido al deterioro de la calidad de vida en Venezuela.

ER

Artículos relacionados