Más de dos décadas para que víctimas de atentado en Tokio recibieran justicia

Mass Image Compressor Compressed this image. https://sourceforge.net/projects/icompress/

Shoko Asahara, líder de la secta japonesa Aum Shinrikyo (Verdad Suprema), fue ahorcado a los 63 años, tras ser condenado a la pena capital en 2004 junto a otros seis miembros de su grupo religioso, tras un largo proceso que se duró por más de 20 años.

El ajusticiamiento de Asahara responde al ataque con gas sarín que costó la vida a 13 personas en el metro de Tokio en 1995 y que dejó a otros muchos ciudadanos con daños irreparables.

Pese a que ya se habían producido algunas alertas sobre Verdad Suprema, el ataque del metro de Tokio fue el incidente que dio pie a las autoridades a llevar a cabo una redada en la sede del culto y a arrestar a Asahara y otros miembros del grupo.

Shoko Asahara

.

En los años 80 fundó su grupo espiritual que combinaba creencias hindúes y budistas, y que posteriormente acabó adaptando algunos elementos de las profecías apocalípticas del cristianismo (estaban convencidos de que el planeta iba a acabar con una guerra mundial y que los únicos que sobrevivirían serían ellos).

 

Con el tiempo llegó a tener decenas de miles de seguidores y ahora su culto está resurgiendo en algunos lugares de Europa.

Tras el ataque en Tokio, el culto no desapareció sino que pasó a la clandestinidad. Se acabó cambiando el nombre a Aleph  o Hikari no Wa. Actualmente, es considerada una organización terrorista en Estados Unidos y otros países, pero es legal en Japón, pese a que son identificados como «religiones peligrosas» sujetas a vigilancia.

A pesar de que el ataque al metro sigue siendo muy recordado en Japón, algunos expertos advirtieron que la ejecución puede elevar a mártir al líder de la secta.

ER

Artículos relacionados