Invaden tu país y luego te mienten en el cine

Desde la consolidación de Hollywood como epicentro del acontecer cinematográfico mundial, no es extraño que la historia de la política estadounidense sea una y otra vez manipulada a través del cine para dejar bien parada a Estados Unidos frente a sus invasiones.

¿Quién no se ha sentido confundido sobre si EEUU venció o perdió en Vietnam? ¿De verdad tan “decisivo” fue el papel de EEUU en la segunda Guerra Mundial pese a que la Unión Soviética liquidó al ejército nazi? ¿Tan bondadosos son los marines yanquis que invaden Afganistán para eliminar a los talibanes, y al mismo tiempo asesinan a mujeres, ancianos y niños?

No en vano, ronda en internet cierto meme que con bastante humor negro denuncia el lamentable rol de los grandes medios de comunicación del mundo que lavan la cara al imperialismo norteamericano, tal como la película Argo que nunca menciona el papel de EEUU en el derrocamiento del primer gobierno elegido democráticamente por los iraníes; o como en el caso de Francotirador, donde un soldado es toda una leyenda por asesinar a personas que defendían su país de los invasores; y es tan solo un caso de muchos, en donde usualmente muestran cómo la invasión o intervención es por razones «humanitarias».

invaden

Afortunadamente, creadores que tienen más de artistas que de empresarios, muchas veces deciden romper con las convenciones de los medios estadounidense y decir francamente lo que piensan, o sencillamente la verdad. Tal es el caso de la nueva serie de Netflix, Wormwood, que revela los experimentos de la CIA con la droga LSD para lograr el control mental, que en numerosas ocasiones fue “desmentido” por el gobierno gringo.

La producción, que mezcla los géneros del documental y la miniserie con guion, narra las extrañas circunstancias del agente Frank Olson, así como los interrogatorios y torturas del programa MKUltra y de cómo las instituciones del gobierno yanqui fueron corrompidas por los mismos que juraron proteger la democracia, que cínicamente, suelen ser los mismos que empiezan las guerras de EEUU en el mundo.

JA

Experimentos, tipo Stranger Things, han hecho que CIA supere la ficción

 

 

Artículos relacionados