Un infierno se devora California

Al menos 31 personas fallecidas y más de 228 desaparecidos es el saldo que contabiliza un gigantesco incendio que comenzó el pasado jueves al norte de la ciudad de California (EEUU) y que se unió con otro en el sur de la localidad.

El incendio bautizado como “Camp Fire”, catalogado como el más letal en la historia de California, además de dejar heridos a tres bomberos, ha arrasado con 45 mil hectáreas de terreno, seis mil 450 viviendas y 260 comercios. La zona más afectada es Paradise, de 26 mil habitantes.

Este incendio es de los más mortíferos que jamás haya experimentado el estado más poblado de EEUU.

Hasta el momento, la catástrofe ha sido contenida un 25 por ciento por el Cuerpo de Bomberos de la zona que ha sido objeto de fuertes críticas por parte del inquilino de la Casa Blanca, #DonaldTrump, quien les amenazó con retirarles el financiamiento por parte del Estado.

La actitud del Jefe de Estado ha molestado a la institución, que publicó un contundente comunicado rechazando las declaraciones. «En momentos en que todos los esfuerzos deberían concentrarse en derrotar a los destructivos fuegos y ayudar a las víctimas, el presidente en cambio eligió expresar una amenaza política desinformada, dirigida directamente a las víctimas inocentes», expresa el texto.

El origen del incendio sigue siendo desconocido y la portavoz del Condado de Butte, Janet Upton, informó que los investigadores están explorando todas las posibles causas. Entre ellas que el siniestro se iniciara a partir de una chispa de equipamiento eléctrico.

ARG

Sin extinguirlos, ya están controlados los incendios en California

Artículos relacionados