Alimentarse bien en tiempos de guerra, caso Venezuela

Alimentarse bien en tiempos de guerra, caso Venezuela

Por Jessica Sosa

La verdad es la primera víctima en tiempos de guerra, habría pronunciado un estadounidense durante la Primera Guerra Mundial. Pero en nuestros tiempos bélicos de quinta generación, en Venezuela, la alimentación es el blanco de ataque.

El país suramericano, que hasta hace unos pocos años era reconocido por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (Fao) y otras instancias internacionales por sus políticas en materia alimentaria, vive actualmente una crisis que le impide a sus ciudadanos acceder de manera regular a los alimentos básicos y que ha hecho mella en grandes avances obtenidos anteriormente, vale recordar, aumento de la talla en niños y niñas, reducción de la pobreza y pobreza extrema, entre otros indicadores.

En medio de este escenario, lo alternativo toma gran fuerza. Buñuelos de batata, arroz cremoso de auyama o albóndigas de caraota, son algunas de las propuestas de una campaña impulsada por el Instituo Nacional de Nutrición, adscrito al Ministerio de Alimentación, para hacer frente a la guerra, con productos autóctonos, caracterizados fundamentalmente por su alto contenido nutricional.

Marilyn Di Lucca, presidenta del mencionado organismo, declaró en entrevista exclusiva con VTActual.com que esta campaña es «una batalla desde el punto de vista informativo, que reúne conocimientos técnicos y vivencias del pueblo sobre la forma de comer para hacer frente a la coyuntura económica actual».

La campaña invita a «darle la vuelta» a la forma como nos alimentamos «a través de una serie de recursos audiovisuales con contenidos gastronómicos y nutricionales sobre la alimentación de los venezolanos en tiempos de guerra económica, a través de medios de comunicación masivos, alternativos, comunitarios y redes sociales», a través de micros de 1 minuto.

Los mensajes tienen su base en las cuatro claves de una alimentación 4S (a decir del INN) «Sana, Segura, Sabrosa y Soberana». Con esto, Agarra dato y empátate con lo alternativo es entonces, una estrategia que invita a la población «a redimensionar la forma en que se alimenta desde el punto de vista estructural, pero de una manera jocosa y cotidiana».

La importancia del trompo

Di Lucca, reseña que desde el año 2008 esa ha sido la línea, utilizar la jocosidad en los mensajes e ir actualizando y reestructurando el fondo, para apuntar a la soberanía alimentaria. Un ejemplo es la creación del Trompo de los Alimentos, basado en la clasificación mundial de la pirámide alimentaria, pero adaptado a la realidad venezolana. El trompo es un juego tradicional venezolano, estrechamente ligado a la idiosincrasia y cultura de todos.

«Desde ese año, el trompo se ha posicionado como una figura que orienta la creación de conciencia en soberanía en la materia, ya que muestra rubros que se producen en nuestro país», detalla.

El Trompo de los Alimentos

En ese contexto, el trompo es la guía para la alimentación de los venezolanos. Di Lucca considera que la coyuntura económica es una oportunidad para «cambiar definitivamente los patrones de consumo impuestos por las trasnacionales de alimentos», por  el rescate «de nuestra cultura culinaria» con rubros nacionales de temporada, con los que se pueden hacer diversas recetas y que bien combinados, aportan la cantidad necesaria de nutrientes, proteínas y vitaminas diarias que requiere el cuerpo humano.

Líneas para la soberanía

En este contexto, el INN ha establecido las líneas y objetivos que buscan con esta campaña, que está dirigida a todos los venezolanos, pero especialmente a las mujeres , «quienes históricamente han llevado la batuta en los procesos de seguridad alimentaria y nutricional del hogar y que además, lideran las redes de distribución alimentaria que son políticas públicas del Gobierno nacional como los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, comedores escolares, Casas de Alimentación, entre otros».

Pero también busca orientar la diversificación del consumo de alimentos del pueblo venezolano, «para lograr el cambio de patrones de consumo incorporando alimentos sanos, naturales, aumentando el consumo de origen vegetal, priorizando proteínas con alto valor biológico, priorizando los rubros de temporada y de producción nacional».

Líneas de la campaña Agarra Dato y Empátate con lo alternativo

Todo esto, que surge para enfrentar un momento coyuntural, es una oportunidad para hacer cambios estructurales que permitan alcanzar la conciencia de lo que significa alimentarse, aprovechando las potencialidades de lo local y de lo que ofrece la naturaleza. Una vez superada la guerra, el INN espera haber contribuido con que la población haya asumido patrones alimentarios saludables y soberanos que finalmente derivan en una población más sana.

 

 

 

 

Artículos relacionados