Trabajadores mexicanos envían a casa enormes cantidades de dinero en medio del virus

El Banco Central registró la entrada de altas sumas de dinero a los hogares mexicanos.

Los trabajadores mexicanos han confundido a los economistas enviando a casa enormes sumas de dinero durante la pandemia de coronavirus

La pandemia del coronavirus detuvo el trabajo durante casi un mes en la granja de California, donde Luis gana 80 dólares al día recogiendo tomates, pero eso no le impidió enviar 800 dólares a su familia en México. El dinero había viajado lejos para cuando volvió al trabajo en junio. Mantenía a su familia alimentada, financiaba la operación de hernia de su padre y pagaba otros gastos médicos.

A principios de la pandemia, los expertos predijeron que los trabajadores migrantes en los Estados Unidos, como Luis, de 32 años, que no quería que se usara su apellido por miedo a perder su trabajo y ser deportado, enviarían menos dinero a su casa a medida que el virus golpeaba la economía estadounidense. Pero esas predicciones no se materializaron para los trabajadores de México, que han enviado a casa enormes cantidades de dinero, llamadas remesas.

Cifras en ascenso

En agosto, sus pagos ascendieron a 3.570 millones de dólares, según el Banco de México, el segundo nivel más alto registrado en un solo mes y 5.3% por encima de agosto de 2019. Los pagos en los primeros ocho meses de 2020 se dispararon a 26.400 millones de dólares, un 9,4% más que en el mismo período del año pasado.

Las enormes sumas de dinero que se mueven hacia el sur, la mayoría a través de transferencias electrónicas, han desconcertado a algunos economistas, que dicen que sus previsiones originales subestimaron la fuerza de las «redes humanas» entre los migrantes mexicanos en los Estados Unidos y sus familias en su país. También dicen que el aumento ha sido impulsado por el debilitamiento del peso mexicano y los 600 dólares semanales del subsidio de desempleo estadounidense que expiró a finales de julio. A pesar de ello, el aumento continuó en agosto.

«Honestamente estamos muy sorprendidos por su resistencia», dijo Jonathan Fortun, economista del Instituto de Finanzas Internacionales en Washington, sobre los pagos. El dinero que viene de las familias en los Estados Unidos ha sido por mucho tiempo un salvavidas en México. Los pagos son fundamentales para las familias de bajos ingresos para gastos como comida y ropa. También cubren las necesidades médicas, pagan las deudas y financian inversiones como las casas.

En 2019, las remesas alcanzaron un récord de 36 mil millones de dólares, según datos del Banco Central, más de lo que México ganó ese año por el turismo extranjero o las exportaciones anuales de petróleo. Y están en camino de superar eso este año. La mayoría del dinero vino de los EE.UU., donde se estima que viven 37 millones de personas de origen mexicano.

Una economía débil

Los pagos sólo se han vuelto más importantes. México no ofrece beneficios federales de desempleo y los trabajadores y las empresas han recibido poco alivio durante la pandemia. Entre abril y junio, la economía de México se contrajo en un 17% en comparación con el mismo período del año pasado, y en junio, una agencia gubernamental que mide la pobreza encontró que el 48% del país no ganaba lo suficiente para cubrir una canasta básica de alimentos.

Para Luis, la lógica era simple: mientras su empleador – un gran cultivador de frutas y verduras de California – lo mantuviera en los campos, continuaría enviando tanto dinero como pudiera a México. «Más que nada, por su salud», dijo de su familia. «Para que no tengan que dejar (la casa) tanto».

trabajadores mexicanos
El peso en México perdió cerca del 12% de su valor frente al dólar.

 

Desde abril ha enviado más de 2.000 dólares a Tecoanapa, un distrito costero pobre de 47.000 habitantes en el estado de Guerrero, donde viven sus padres, ocho hermanos y una abuela de 84 años. Luis dice que los giros postales que ha enviado lo han tranquilizado más mientras se encuentra a casi 2.300 millas (3.700 kilómetros) de distancia durante una pandemia. «Con todo este estrés», dijo, «en lugar de reducir la razón para enviar dinero, en mi caso, traté de ayudarlos más».

Peso VS. Dólar

En agosto, el peso perdió cerca del 12% de su valor frente al dólar, comparado con el mismo mes del año pasado, haciendo que las remesas fueran más lejos. Pia Orrenius, economista senior del Banco de la Reserva Federal de Dallas, dice que eso explica en gran parte las fuertes cifras.

Además, muchos migrantes mexicanos que envían dinero son trabajadores agrícolas, repartidores y trabajadores de la construcción, industrias que sólo brevemente o nunca dejaron de trabajar durante los cierres. Orrenius dice que eso es sólo parte de la historia.

Los trabajadores mexicanos en EE.UU. sufrieron el cierre de restaurantes y el golpe al turismo, dijo. Y los datos federales muestran que la tasa de desempleo de los hispanos, tanto los nacidos en el extranjero como los estadounidenses, se sitúa en más del doble de los niveles pre-pandémicos.

«Fueron extremadamente afectados», dijo Orrenius. Pero los cheques del gobierno y los beneficios de desempleo ofrecieron un amortiguador para aquellos que están en el país legalmente, dijo, y parte de ese dinero puede haber sido enviado a México.

Incluso después de que esos beneficios expiraran, el dinero siguió fluyendo hacia el sur. «Habla de la resistencia y las prioridades que tienen este tipo de familias», dijo Fortun, el economista del IIF. La pandemia ha tenido efectos económicos desiguales en otros migrantes latinoamericanos en los Estados Unidos.

Las remesas a Guatemala, Honduras y El Salvador – economías mucho más dependientes de ellos – se desplomaron en la primavera antes de repuntar. La diferente experiencia de México sugiere que sus trabajadores en los Estados Unidos estaban mejor aislados de las conmociones iniciales de la pandemia.

Una razón probable es que un mayor número de migrantes mexicanos han vivido en los Estados Unidos durante más de un decenio en comparación con la población inmigrante en general, según la organización sin fines de lucro Migration Poli.

Artículos relacionados