Jeff Bezos sí sabe cómo multiplicar la riqueza con la pandemia

Observe este dato para que se haga una idea de las asimetrías en la distribución de la riqueza: Venezuela, país petrolero, acumula unas reservas internacionales por el orden de los de USD 7.470 millones, según el Banco Central de Venezuela. Se trata del dato que referencia la capacidad de ahorro de un país de casi 40 millones de habitantes.  

En cambio, un solo hombre calvo a quien apodan Jeffrey, aparece como la persona más rica del mundo por tercer año consecutivo, con un patrimonio calculado por la revista Forbes en USD 113.000 millones, es decir, 15 veces el capital de nuestro país.

Su nombre, Jeff Bezos, aparece asociado al vértigo del dinero. Recientemente alcanzó una marca que quedará inscrita en el Libro Guinness de récords mundiales. Es la persona física que más ha aumentado su patrimonio en un solo día: 13.000 millones dólares en una sentada.

Jeff Bezos
Si lo ves así, claro que parece un santón del emprendimiento

“Quédate en casa» se acuñó para Jeff Bezos

Jeff Bezos sería más rico aún, si no se hubiera divorciado de su esposa, Mackenzie. Ella se quedó con 36.000 millones de dólares de sus acciones de Amazon, ubicándose entre una de las mujeres con más dinero del planeta.

Se trata de un norteamericano con raíces españolas, de 56 años de edad, quien, entre otras menudencias, es dueño y CEO de Amazon Inc, la empresa especializada en encomiendas y compras por catálogo que acapara el mercado mundial gracias al Coronavirus.

La prédica “quédate en casa”, acuñada por la Organización Mundial de la Salud para reducir el riesgo de contagios por contacto, le cayó a Jeff Bezos como el mejor eslogan publicitario para su corporación. Si no te mueves de casa, lo más lógico es que la poderosa Amazon atienda puerta a puerta tus más insignificantes deseos.

Jeff Bezos y el boom del online

La pandemia no ha sido ningún escollo para el magnate. Ni siquiera, porque ha llevado a la economía mundial a un punto casi muerto y viene generando una ola de desempleos en todo el mundo, Solo en EEUU ha dejado un saldo de 17 millones de desocupados en apenas tres semanas.

Amazon no solo no se ha detenido ni un segundo, sino que decidió contratar más personal para sus distintas sedes del planeta. 100.000 trabajadores más solo para sus almacenes en Estados Unidos, donde se registra un auténtico boom de comercio en línea y entregas a domicilio, 50 veces superior a la etapa previa al Coronavirus.

Otras empresas del ramo han visto cómo se disparan sus ingresos gracias a la pandemia: eBay, Zoom Video Communications, Walmart, gracias a sus servicios delivery.  

Jeff Bezos
Los almacenes de Amazon en el mundo no han parado un solo día durante la pandemia

Comercio sin clemencia

Mientras la sugerencia de confinarse en casa favorece el intercambio digital, quienes hacen el trabajo físico deben desplazarse, y a qué precio.  

Ya desde 2014, el multimillonario debió enfrentar a la opinión pública desde que una encuesta lo encumbró como «el peor jefe del año». En 2018 el senador demócrata Bernie Sanders encabezó una acción bautizada “stopBezos” que exigía salarios dignos para sus trabajadores.

Muchos comercios minoristas, como librerías, se han quejado del monopolio que ejerce esta compañía y han llamado al boicot. Acusaciones que se han extendido al resto del mundo donde ha tenido que responder a demandas por evasión de impuestos.

Investigaciones periodísticas lo imputan de acaparar el 40% del comercio electrónico en EEUU, donde su servicio Prime tiene más de 100 millones de subscriptores. Controla cerca del 50% de la industria de la computación en la nube, con clientes como la CIA o General Electric.

Vende la mitad de los libros de papel y el 70% de los e-books a través de la plataforma Kindle. Tiene un tercio del mercado del streaming de vídeo. Y empieza a competir con Google y Facebook en el oligopolio de la publicidad en internet.

Pero se trata solo de la cara más visible de un inmenso territorio de intereses comerciales. Sus operaciones incluyen la logística, el transporte, la seguridad, la inteligencia artificial, los drones o los supermercados.

“Negocios que tienen en común su materia prima, los datos personales que recolecta de sus clientes para explotar comercialmente sus intereses, aficiones y hábitos comerciales. El oro de este siglo” como asegura el periodista Ricardo Mir para el portal digital El periódico.

#stopbezos es el intento de Bernie Sanders por detener los atropellos laborales del magnate desde 2014

Jeff Bezos enemigo de los trabajadores

La falta de piedad de Jeff Bezos, en contraste con su apellido, se patenta en la manera brutal con que trata a sus trabajadores en medio de la crisis mundial generada por la Covid-19.

Han resurgido las críticas sobre las condiciones laborales de sus trabajadores que, en plena crisis sanitaria, incluyen la falta de equipamientos adecuados para protegerse de un contagio.

De hecho, las demandas laborales de sus trabajadores han generado movilizaciones muy poco visibilizadas en los medios.

La falta de medidas de salud laboral, han sido objeto de campañas en Estados Unidos y Francia, que han puesto en entredicho la reputación de la compañía. A sus conocidas prácticas contra la organización de los trabajadores se suma la disparidad de las condiciones en sus almacenes, que operan en la mayoría de los casos bajo fórmulas legales diferentes.

Algunos despidos injustificados de trabajadores opuestos al maltrato del personal, ha ubicado a Amazon en el punto de mira de las autoridades políticas y judiciales del Estado de Nueva York, que están investigando a la compañía. Esto se ha reeditado en otras ciudades como Chicago, Detroit y Sacramento.

Protestas contra Jeff Bezos
Trabajadores del mundo se mantienen en protesta por las condiciones infrahumanas impuestas por Bezos para incrementar su fortuna personal

En respuesta, Amazon anunció que incrementaría el pago a los empleados de sus almacenes en todo el mundo. Esto se traduce en un incremento casi insignificante para los riesgos que implica, de USD 2 adicionales por hora trabajada en EEUU y de 2 libras esterlinas (USD2,48) en Reino Unido, donde tuvieron que pedirle al personal que labore horas extras.

En España, los sindicatos obreros denunciaron que se han enviado encomiendas “que han empaquetado personas que es posible que tengan Covid-19, y se están produciendo devoluciones por parte de gente que tiene el virus”.

Si vale el dato, para nada aleatorio, Bezos adquirió recientemente uno de los medios más influyentes de Estados Unidos, The Washington Post, enemigo jurado de la revolución bolivariana, y ha armado un departamento de relaciones públicas con más de 250 empleados, dirigidos por Jay Carney, quien fuera jefe de prensa de Barack Obama. Entre otras cosas, para lavarse la cara y la de su empresa, para adueñarse del planeta en medio de los embates de la pandemia, y para seguir haciendo lo que hacen los ricos y poderosos bajo cualquier circunstancia: seguir acumulando.  

Marlon Zambrano/VTactual.com

Artículos relacionados