Venezuela avanza un peldaño en la discusión del aborto legal

Ante la Comisión de la Mujer y Género de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela, los Movimientos feministas debatieron sus posiciones ante la despenalización del aborto y el derecho a decidir sobre su cuerpo.

Dichos movimientos, aseveran que la acción se lleva a cabo como parte de la construcción de una nueva Constitución del país, y tiene como referencia encuentros con féminas en comunidades e instituciones para conocer criterios acerca de la maternidad voluntaria, los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Las tres propuestas principales presentadas fueron: educación sexual desde la infancia, acceso gratuito a anticonceptivos y aborto legal, seguro y gratuito.

Resultado de imagen para mujeres venezolanas defienden el aborto legal

En la convocatoria participaron mujeres y hombres de las agrupaciones que integran la red La Araña Feminista, así como la de Información por un Aborto Seguro, el Frente Cultural de Izquierda y La Otra Escuela, así lo informó Daniela Inojosa, representante de la organización Tinta Violeta.

Asimismo, Inojosa indicó que Venezuela y Paraguay son los dos países de la región que menos han avanzado legislativamente para amparar a las mujeres que no desean continuar con un embarazo.

En Venezuela, el Código Penal establece una pena de seis meses a dos años de cárcel para aquella mujer que se practique un aborto.  “Solo deja de ser un delito si la vida de la madre está en peligro por continuar con el embarazo, por eso es que somos una de las legislaciones más restrictivas de Suramérica”, destacó la militante.

En ese sentido, consideró que en Venezuela, se viene dando una importante apertura al tema en los últimos años, ya que históricamente es considerado un tabú, especialmente en lo que respecta a las instituciones y a la formulación de políticas públicas.

Señaló además, que visibilizar el tema del aborto en la legislación venezolana y asumirlo como una política pública es una tarea impostergable, más allá de creencias religiosos y de la posición personal de cada individuo ante la posibilidad de un embarazo no deseado.

Por último,  aclaró que estar de acuerdo con la despenalización del aborto no significa estar a favor de abortar.

Artículos relacionados