Varios se han ido pero muchos más se quedan en Venezuela

A propósito de la fuerte migración económica venezolana en los últimos meses, Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanalisis, explicó que quienes se quedan no lo hacen porque no tienen más remedio, sino por el contrario consideran que afuera no les irá mejor; ven la crisis como una oportunidad o sienten que deben defender sus espacios y luchar por su país.

En su texto ¿Por qué se quedan quienes se quedan?, León desmintió que los bloqueadores para no emigrar -edad, limitaciones familiares, falta de conexión con el exterior y miedo- sean los únicos factores que toma en cuenta la ciudadanía para considerar que a pesar de la crisis económica le conviene permanecer en Venezuela.

“Se encuentran quienes, con recursos externos ahorrados, entienden que sus reservas en moneda extranjera tienen siete veces más capacidad de compra en Venezuela que en casi cualquier otro país y que marcharse significaría pulverizar sus ahorros: con 50 dólares compras 35 kilos de carne en Venezuela (a precio de dólar negro) y sólo 4 kilos en Miami”, explicó el analista.

Últimamente, los medios de comunicación han puesto el foco sobre la salida de ciudadanos venezolanos a otros rumbos y algunos pretenden sobredimensionar los efectos sociales de la actual crisis del país caribeño intentando catalogar falsamente a los migrantes económicos como “refugiados” o “asilados”.

Así como ahora toda la atención parece rondar a los venezolanos que se aventuran a buscar nuevos rumbos en otros países, durante décadas «la noticia» estuvo sobre los cubanos que trataban de alcanzar las costas de los Estados Unidos, cruzando en precarias embarcaciones el Estrecho de la Florida.

No es un dato menor que hace unas semanas, Alfred de Zayas, experto de la ONU, concluyó que «desde luego hay escasez, zozobra y desabastecimiento pero quien haya trabajado por décadas para Naciones Unidas y conoce la situación de países de África o Asia, donde hay conflictos bélicos y hambruna, sabe que la situación de Venezuela no es una crisis humanitaria”, dijo.

Afirma que el discurso actual de crisis humanitaria solo persigue el cambio de régimen en Venezuela.

ER

Artículos relacionados