Mafias del pasaporte en Venezuela

La crisis política y económica que atraviesa Venezuela, puede notarse en el deterioro que sufren los servicios que prestan las instituciones del Estado. El Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (SAIME), fue la «tacita de plata» de la administración pública durante varios años de la revolución bolivariana, todo un ejemplo para muchos y envidia para otros.

El SAIME, sustituyó a la Oficina Nacional e Identificación y Extranjería (ONIDEX), que a su vez reemplazó a la ineficiente Dirección de Identificación y Extranjería (DIEX), que se llenó de vicios durante los años de los gobiernos adecos y copeyanos, anteriores al chavismo. El SAIME, llegó a ser una institución modelo con Dante Rivas a la cabeza, un geógrafo a quien el presidente Chávez, le confió la transformación de este organismo.

La gestión de Rivas hizo tan eficiente al SAIME, que el sistema de otorgamiento de documentos de identidad y pasaportes, prácticamente era automático, los llamados “gestores” casi desaparecieron e incluso se propuso la evolución a la “cédula electrónica”, un documento catalogado de “infalsificable” que aportaría datos como historia médica del portador, seguro social, licencia de conducir, tipo de sangre, etc. Pero el proyecto, aunque bien adelantado y justificado, nunca prosperó.

Las oficinas del SAIME lucen congestionadas a diario. La lentitud en la prestación del servicio favorece a las mafias

Para el lamento del venezolano, hoy el SAIME, es apenas las sombras de lo que fue. Sus oficinas, casi sin personal, muestran interminables filas de personas esperando por una cita, o un gestor que les ayude a sacar sus documentos. El fenómeno migratorio convirtió a los pasaportes, en documentos casi inaccesibles y a las citas para recibirlos, en un asunto de azar. Eso sin contar con el sistema en línea, que un día fue referencia en la región y hoy es una verdadera tortura para los usuarios del sistema.

En río revuelto

Asunción Rivas, pidió a VTActual.com no revelar su verdadero nombre, para que su testimonio no afecte la entrega del pasaporte de su hija de 8 meses de edad. Desde febrero de este año, viene intentando una cita en el SAIME para que atiendan su solicitud, pero estas citas sólo se otorgan por la colapsada página de Internet del organismo, a menos que conozcas a la “persona adecuada”.

“Tuve que pagarle a una persona 2 millones 500 mil bolívares – en febrero – para que estuviera pegada a la computadora todo el día, pendiente de los 5 minutos en que la página otorga las citas. Finalmente lo logró, pero la cita me la dieron para la semana pasada. Ahora debo esperar que habiliten mis huellas digitales para darme una nueva cita para el pasaporte de mi hija”.

Muchos venezolanos ya aceptan con resignación, que la vía más rápida y segura para obtener su documento, sea la extorsión

Otto Ledezma lleva más de un año esperando por la habilitación de sus huellas digitales para sacarle el pasaporte a su hijo, también menor de edad. “Uno llama al SAIME, consulta por la página o va a las oficinas, y siempre te dicen lo mismo: tiene que esperar que le envíen un mensaje o un correo para que venga a habilitar su huella. Es una humillación constante”.

“Como ciudadana normal yo tengo que esperar a que me habiliten mi huella, pero si yo conozco a alguien con influencia, a mí me entregan el pasaporte al día siguiente”. A. Rivas

Cacería de corruptos

A comienzos de 2017 el actual director del SAIME, Juan Carlos Dugarte, anunció una cruzada feroz contra la corrupción que ya se venía carcomiendo al organismo. En el marco de estas acciones, se presentaron ante las autoridades a 120 funcionarios y 20 gestores implicados en actos de corrupción. Sin embargo la lección no fue suficiente para algunos de estos funcionarios que arreciaron sus prácticas fraudulentas.

https://twitter.com/NestorReverol/status/1004771190081294336

https://twitter.com/NestorReverol/status/1004772195309162498

El 7 de junio de 2018, el ministro de Interior Justicia y Paz, Néstor Luis Reverol, anunció el desmantelamiento de una “mafia” dedicada a la extorsión en moneda extranjera por concepto de impresión de pasaportes. Fueron presentados a las autoridades Anibal Pizarro, coordinador de Atención al Ciudadano, Luis Lovera y Ernesto González trabajadores de esa oficina y Julio Uzcategui, trabajador de administración. Anunció el ministro en su cuenta twitter, que no se descartan futuras detenciones.

RB

Artículos relacionados