Google, los compradores de influencia

Hace 30 años que se investiga sobre los movimientos de estos “grupos de poder”. No hay leyes que los regulen, no es ilegal reunirse con estos, no son relaciones públicas, pero su influencia es cada vez importante dentro los grupos económicos y cada vez se invierte más dinero en ello.

“La empresa del buscador” está en la cima de las organizaciones corporativas, con 18 millones de dólares desembolsillados el año pasado, ejercen lobby con el gobierno federal para incidir en decisiones “políticas” sobre temas como la migración, la reforma fiscal, la diversidad, la neutralidad de la red o la publicidad online.

Y no solo Google, varios de “los de Silicon Valley” se han convertido en los últimos años en las que más dinero emplean en mejorar su imagen y en introducirse en el entramado de poder de la nación norteamericana. Amazon y Facebook aparecen también en la lista, pero mucho más abajo, en los puestos 16 y 24 respectivamente.

Mountain View, AT&T, Boeing, Boeing y hasta Uber, son algunos de los grandes nombres que salen a relucir en esta gran lista de corporaciones que gastan grandes sumas de dinero para sentarse con los de Washington D.C. y acordar la limpieza imágenes, acomodar leyes, conseguir contratos y hasta perjudicar a la competencia.

Claro, todo dentro del marco de la Gran Democracia y actuando como el propio slogan informal de Google lo indica: Don´t Be Evil (no seas malo), porque bueno, a fin de cuentas no hay nada de malo en gastar dinero en “política”.

LS

Artículos relacionados