Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela: una política de formación inclusiva y territorial

En los últimos años Venezuela ha sobresalido en los escenarios mundiales más importantes de la música sinfónica. Tanto especialistas como público en general de Viena, Austria, Italia, Alemania, Holanda, Japón, EEUU y Australia, entre otros países, se han quedado impactados al sentir la fuerza interpretativa de los niños y jóvenes del Sistema Nacional de Orquestas de Venezuela.

Jóvenes directores venezolanos han hecho brillar a las orquestas nacionales de países de todo el mundo. Estos logros han sido posibles gracias al apoyo permanente del gobierno venezolano a este programa, que aunque nació en 1975 ha experimentado en las dos últimas décadas su mayor esplendor.

Aunque hay quienes critican que el Sistema, como es conocido en todas partes del mundo, desarrolla contenidos enfocados a la música europea, existen  iniciativas importantes dentro del mismo para que los niños y jóvenes conozcan e interpreten compositores venezolanos y latinoamericanos.

sistema-de-orquesta-foto-alba-ciudad

Este modelo pedagógico, artístico y social fue concebido y creado por el maestro José Vicente Abreu. “Desde el principio –afirma Abreu–, vi en las orquestas la más hermosa expresión de unidad nacional. Vi una Venezuela pujante, llena de voluntades y de esfuerzos por conseguir lo que se quiere. Vi una Venezuela orgullosa de sus músicos que triunfan y se destacan al más alto nivel mundial».

«La irradiación de las Orquestas en la comunidad, en cada estado, en la familia, indudablemente ya se está viendo, es palpable y veraz, ha ido transformando a la sociedad venezolana. En cada pueblo, en cada municipio, donde hemos creado orquestas, la comunidad se ha organizado y se ha responsabilizado de sus agrupaciones y de cada niño que va por las calles con su instrumento. Y lo importante de esto es que si las otras artes siguen el mismo esquema, indudablemente, el arte constituiría un instrumento fundamental, estratégico, único y revolucionario para la transformación del país”.

Luis Manuel Montes Olivar, joven de 19 años ejecutante de trompeta y director de orquesta, comenzó en la música a los 7 años, en el núcleo de Guanare de El Sistema. Montes Olivar afirma que: “la gente siempre se fija en las condecoraciones y premios. Claro, eso es importante y hay que agradecerlo pero no se enfocan en dejar una huella en la humanidad. A mi me llena de satisfacción que las orquestas estén contentas cuando yo dirijo. La música me enseñó que lo importante es esa interacción, esa camaradería. También aprendí a tener la humildad para admitir cuando estoy fallando”.

sistema-de-orquesta-1

El programa de enseñanza de el Sistema, tal como reza en su portal, está enfocado en “sistematizar la instrucción y la práctica colectiva e individual de la música a través de orquestas sinfónicas y coros, como instrumentos de organización social y de desarrollo humanístico”.

Cuenta en la actualidad con 440 núcleos y 1.340 módulos que atienden a más de 787.000 niñas, niños y jóvenes a nivel nacional. El personal académico está conformado por más 10.000 docentes, distribuidos en los 24 estados de Venezuela, conformando una compleja y sistemática Red nacional de orquestas y coros juveniles e infantiles, para así llegar a los pueblos más recónditos del país, a las zonas fronterizas, a comunidades, urbanizaciones y escuelas, con el propósito de que ninguna niña, niño o joven venezolano quede excluido de la posibilidad de desarrollar su talento musical.

Este crecimiento y permanencia a través del tiempo fue posible gracias a la visión estratégica del presidente Hugo Chávez, que durante su mandato mostró un particular interés por el Sistema.

Henry Crespo, presidente de la Fundación Orquesta Juvenil e Infantil de Aragua afirmaba en el año 2009 que “el gobierno ha logrado entender cada vez más que el Sistema ha sido importante para el desarrollo del país a nivel intelectual, social, espiritual, y este gobierno en especial ha hecho una inversión gigantesca en el Sistema de Orquestas porque le ha brindado el soporte económico necesario para que mayor cantidad de docentes puedan involucrarse en la enseñanza de la música en esos lugares apartados donde no hay profesores».

«El Estado venezolano es el que financia todo a través de un presupuesto asignado. Hoy en día el apoyo se ha hecho más latente: es posible contratar a más docentes, comprar bienes inmuebles como instrumentos, computadoras, atriles, sillas, pero además hay sectores y organismos nacionales e internacionales que nos apoyan fuertemente. También contamos con las alcaldías y los gobiernos regionales que han hecho inversiones importantes para comprar más instrumentos. Así tratamos de abarcar la mayor población de niños posible.”

Hoy, pese a la guerra económica que está atravesando el país, el Gobierno venezolano continúa otorgando apoyo económico y logístico al Sistema, para así seguir haciendo posible el sueño de cientos de miles de niños, niñas y jóvenes que ven consolidada sus potencialidades creativas y su desarrollo espiritual e intelectual a través de la música.

CD

Artículos relacionados