La Constitución que inauguró el siglo 21 para Venezuela

“Juro delante de mi pueblo que, sobre esta moribunda Constitución impulsaré las transformaciones democráticas necesarias para que la República nueva tenga una Carta Magna adecuada a los nuevos tiempos. Lo juro”, con estas palabras y con su mano izquierda sobre la Constitución de 1964, selló Hugo Chávez otro momento para la historia del país. El 2 de febrero de 1999 comenzaba a materializarse la promesa que levantó como bandera durante su campaña electoral: una Asamblea Nacional Constituyente para construir una nueva Carta Magna y refundar la República.

En abril de ese mismo año se convocó a un referéndum mediante el cual fueron electos los constituyentistas que recogerían la voz del pueblo para plasmarla en el texto constitucional, “no se trata de una tarea de juristas, se trata de recoger la expresión del momento nacional y reflejar en esa Carta Magna un nuevo proyecto de país una nueva idea para refundar a Venezuela, invocando al invencionismo robinsoniano”, orientó Chávez entonces.

Cuatro meses después, en agosto se instalaba la Asamblea Nacional Constituyente con esa tarea. Representantes del chavismo como fuerza naciente, e incluso voceros que se opusieron al proyecto, discutieron durante cien días ese nuevo proyecto de país, con la participación directa de los venezolanos que entregaron más de 35 mil propuestas a través del llamado “buzón parlamentario” y la línea telefónica 0800 activada para tal fin.

Hoy se cumplen 17 años del día en que Venezuela, en medio de una de sus tragedias naturales más emblemáticas, el deslave en el estado Vargas, resistió los embates y salió a las urnas electorales a decirle que si a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que inauguraba entonces la quinta República.

“Así como aquella cuarta República nació de la traición a Bolívar y al amparo del balazo de Berruecos, con el último aliento de Santa Marta, hoy le corresponde morir con la llegada del pueblo, con ese retorno de Bolívar… Hoy muere la cuarta República y se levanta la República Bolivariana de Venezuela”, fueron las palabras del presidente Chávez.

Imprimir

Lionel Muñoz, historiador venezolano dijo a Venezuela Times que “en nuestra historia constitucional, la presencia de la constitución del 99 destaca por el hecho de haber sido la primera sancionada en referendo popular”, resaltó que con ella se cerró el siglo 20 y se abrió el siglo 21 para Venezuela.

Muñoz refirió además que este marco legal elevó a 5 poderes la estructura del Estado venezolano que antes tenía tres: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, a partir de ese momento se le sumaron el Poder Electoral y el Poder Ciudadano.

Para Muñoz también es importante destacar que el texto constitucional venezolano vigente es pionero en la garantía y respeto de los derechos humanos y los derechos políticos, entre los que destacó la autonomía universitaria que fue elevada a rango constitucional y la posibilidad de revocar el mandato de cualquier funcionario electo por votación popular.

Durante 17 años, la CRBV se ha puesto a prueba, Muñoz considera que su mejor y peor momento fue durante los días del golpe de Estado de abril de 2002. Con un decreto, el presidente de facto Pedro Carmona Estanga derogó la Constitución aprobada por 71% del pueblo venezolano, sin embargo, “la gente la enarboló en las calles, nunca hubo un momento de nuestra historia un en que ese texto haya sido defendido con tanto fervor”, dijo el historiador.

La situación actual del país es un nuevo reto para la carta magna. Está latente la posibilidad de un conflicto de poderes generado por una Asamblea Nacional con mayoría opositora, que ha propuesto leyes que contradicen la letra constitucional y que además se mantiene en desacato frente a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, máxima intérprete de la Constitución. Sobre este tema, Muñoz aclaró que en el texto están las acciones que deben orientar a todos los poderes, existen las herramientas para defenderla.

En ese contexto el actual presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Henry Ramos Allup, dijo en una entrevista con un diario de circulación nacional que era necesario una reforma a la Constitución, porque según su parecer, está mal concebido el tema del poder popular. Refirió que las instancias en que se ha dado protagonismo al pueblo venezolano, han fracasado. Es decir, el representante de Acción Democrática, partido responsable de masacres contra el pueblo venezolano durante la cuarta República, busca restaurar la representatividad como negación de un derecho adquirido por el pueblo y aprobado por mayoría: la democracia participativa y protagónica.

Al respecto, el vicepresidente ejecutivo de la república Aristóbulo Istúriz declaró este jueves que en la CRBV todos los derechos están afectados por el principio de progresividad, los derechos no pueden ser eliminados, sino que el país debe avanzar en acciones para garantizarlos.

A pesar de las declaraciones de Allup, quienes se opusieron a la aprobación de un nuevo texto constitucional en el 99 hoy la invocan en sus actos políticos. “Complace saber que si en el pasado no votaron por esa letra y la violentaron en 2002 hoy se aferran a su contenido y reclaman su vigencia, significa que estamos en la presencia de un texto constitucional que ha sido asumido en su totalidad por la sociedad venezolana”, apuntó el historiador .

JS

Artículos relacionados