Reedición del «Carmonazo»: Oposición en Venezuela anuncia «Acuerdo de Gobernabilidad» y le sube el tono al golpe de Estado continuado

El dirigente y diputado opositor, Henry Ramos Allup, anunció este miércoles que los partidos de la ultraderecha en Venezuela concretaron lo que denominan “Acuerdo de Gobernabilidad para la transformación democrática”, una nueva versión del golpe de estado ejecutado, en abril de 2002, contra el entonces Presidente Hugo Chávez Frías que se conoció como “El Carmonazo” y que sólo duró 48 horas.

Este nuevo documento -de clara inclinación golpista- presume, en primera instancia, “el nombramiento de un nuevo presidente de la República”, elegido en unos comicios internos de la autodenominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

“El próximo candidato o candidata para la presidencia será elegido a través de unas elecciones internas”, anunció en rueda de prensa Ramos Allup.

Dirigente de la oposición, Henry Ramos Allup, anuncia documento que formaliza el golpe de estado en Venezuela.

También en esta alocución reafirmaron que nombrarán ilegalmente -este próximo viernes- a los magistrados al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) desde la Asamblea Nacional -que se encuentra en desacato- siguiendo el sábado con “acciones de calle”.

El documento titulado “Compromiso unitario para la gobernabilidad» afirma:

«El Candidato de la Unidad para la Presidencia del próximo gobierno será elegido por primarias. El próximo Presidente de la República electo encabezará el gobierno unitario de rescate de Venezuela y renuncia a su derecho a la reelección inmediata. Es una decisión de la Unidad convocar a colaborar con el próximo gobierno a los funcionarios que aporten a la reconstrucción de nuestro país. El próximo gobierno de Venezuela será de naturaleza civil».

Insisten en lo que llaman “la recuperación del prestigio, independencia e institucionalidad de la FAN como instrumento neutral al servicio de todos los venezolanos”. En este aspecto la oposición evidencia nuevamente su desprecio por el carácter «Bolivariano» de la Fuerza Armada Nacional venezolana.

«Manifestamos absoluta disposición a asumir y profundizar el conflicto político nacional, hasta conquistar la libertad en toda Venezuela», expresó en este sentido el diputado y dirigente del partido de ultraderecha, Voluntad Popular (VP), Freddy Guevara.

Este documento fue firmado por todos los partidos que conforman la llamada «Unidad Democrática»: Primero Justicia, Voluntad Popular, Vente Venezuela, Un Nuevo Tiempo, Acción Democrática, Movimiento Progresista, Avanzada Progresista, entre otros.

Puntos que según la ultraderecha resalta el acuerdo golpista:

1- Plan de atención inmediata a la crisis humanitaria.

2- Aplicación del plan de ataque a la inseguridad, violencia y delincuencia desatada.

3- Depuración de los cuerpos policiales, remuneración y equipamiento de los mismos (Incluida la Guardia Nacional Bolivariana).

4- Unidad de fuerzas políticas, «solo nadie puede». El liderazgo se compromete a reforzar la unidad.

5- Programa común de unidad nacional: Estrategia seguida para lograr el cambio político, una vez logrado, se asume el compromiso de crear un gobierno amplio y pluralista.

6- Reestructuración de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

7- Compromiso para superar la pobreza.

8- El candidato por la Unidad será elegido a través de elecciones primarias y de ser electo renuncia automáticamente a la reelección inmediata.

9- El próximo gobierno será de naturaleza civil.

Diferencias entre los dirigentes de la oposición

Por su parte el exsecretario general de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús «Chuo» Torrealba, había condenado este martes el radicalismo extremista que se posicionó en las últimas declaraciones de la dirigencia opositora y que se ha traducido en desmanes para el país.

«En 2002 también unos dijeron ‘hay que salir de esto ya, como sea, porque no aguantamos más'», recordó Torrealba a través de su cuenta en Twitter.

Mediante este paralelismo con la andanada golpista, que actualmente emprende la ultraderecha venezolana, Torrealba señaló que aquellas acciones habrían permitido la permanencia del Gobierno Bolivariano en el poder. A su juicio, «la ‘radicalidad’ costó 15 años más de destrucción».

Se repite la historia: La reedición del «Carmonazo»

El 11 de abril de 2002 la oposición en Venezuela -en alianza con el Gobierno de EE.UU.- daba un zarpazo a la democracia en la nación suramericana.

Acuerdo para el golpe de estado en abril de 2002.

La CTV, Fedécamaras, la cúpula de la Iglesia, los medios privados de comunicación, la llamada «meritocracia» de la antigua PDVSA y parte de la cúpula militar llevaron a cabo el secuestro del Presidente Hugo Chávez y colocaron en Miraflores al empresario Pedro Carmona Estanga, eliminando todos los poderes públicos de la nación a través de un documento cuyo espíritu parece ser el mismo de esta aventura.

Firma del documento durante el Golpe de Estado, en abril de 2002, contra el Presidente Chávez.

En aquella ocasión el golpe duró 48 horas; el pueblo venezolano salió a las calles hasta ver el regreso del Presidente que había elegido democráticamente. Observemos cuánto dura la nueva versión de «El Carmonazo» este año 2017.

SC

Presidente venezolano garantiza que La Constituyente sellará la independencia de la nación

Los 5 fantásticos del «plebiscito»: Prontuario de los ex presidentes invitados por la MUD (Vol. II)

Artículos relacionados