Rusia insta a Ucrania a poner fin a provocaciones en provincias del este

Ante la escalada del conflicto en el este de Ucrania, Rusia instó al gobierno de Kiev a poner fin a las provocaciones armadas en las provincias dirigidas por independentistas ucranianos.

“Llamamos a las autoridades ucranianas a poner fin, de manera inmediata, a las provocaciones armadas en Donbás (en el este de Ucrania) y a respetar los actuales acuerdos de alto el fuego”, expresó el Ministerio ruso de Exteriores en un comunicado emitido este martes.

De este modo, Moscú se ha pronunciado sobre la reciente escalada de conflictos entre el Ejército de Kiev y los independentistas ucranianos en las zonas orientales del país eslavo, donde se está “al borde de una catástrofe humanitaria y ecológica”.

Recurriendo a actos provocadores, alega la nota, Kiev está tratando de “mantener la crisis ucraniana en la agenda mundial”, ha informado la agencia oficial rusa TASS.

“Esperamos que los aliados de Ucrania ejerzan la influencia adecuada sobre Kiev para que (éste) renuncie a sus intentos de revancha militar en Donbás, algo que podría ser catalogado como un desacato a los acuerdos de Minsk”, subraya.

En ese sentido, EE.UU. llamó a un cese al fuego inmediato en el este de Ucrania y pidió un total acceso para los observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), dijo el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner.

«EE.UU. está profundamente preocupado por la reciente escalada de violencia en el este de Ucrania, alrededor de Avdiivka-Yasynuvata», dijo Toner en un comunicado.

El portavoz señaló que para evitar una crisis humanitaria «más grande», EE.UU. llama a un «inmediato» y «sostenido» cese al fuego y un acceso «irrestricto» a los observadores de la OSCE.

Toner recordó que desde el 24 de enero la OSCE ha reportado una dramática escalada de los enfrentamientos, que dejaron docenas de soldados ucranianos y al menos diez civiles muertos.

El lunes salieron a la luz nuevos informes de la intensificación de los combates entre las fuerzas pro-Kiev y los rebeldes a lo largo de la línea divisora en el este ucraniano, especialmente en la localidad de Avdéevka, en la provincia de Donetsk, que quedó sin luz, agua y calefacción.

Los paramilitares progubernamentales “procuraron atacar el territorio controlado por la (autoproclamada) república de Donbás. Esas unidades cruzaron la línea de contacto con el apoyo de fuego de artillería del Ejército ucraniano. La milicia (independentista) se vio obligada a lanzar ofensivas cerca de la ciudad de Avdeevka y recuperar el terreno perdido”, ha denunciado la jornada de hoy el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Por su parte, el Gobierno ucraniano acusó a Rusia de ser la principal causante de la escalada, la más grave desde el inicio del alto el fuego en febrero de 2015.

“En los últimos dos días, las fuerzas usurpadoras rusas han llevado a cabo en la línea de separación masivos bombardeos con todas las armas a su disposición, incluidas las prohibidas por los acuerdos de Minsk”, denunció el lunes el Ministerio ucraniano de Exteriores.

Las regiones orientales de Ucrania son, desde abril de 2014, escenario de un conflicto armado que se ha saldado en torno a los 10.000 muertos, entre ellos 2.000 civiles, según las cifras dadas a conocer por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Desde entonces, se mantienen operaciones militares en varias áreas de las regiones de Donetsk y Lugansk donde se proclamaron repúblicas populares en respuesta al violento cambio de régimen ocurrido en Kiev en febrero del mismo año, apoyado por Occidente, especialmente Estados Unidos.

Con información de HispanTV y Sputnik

JA

Artículos relacionados