El peligro de ser trans en Veracruz

Alaska Contreras Ponce, Reina Gay 2018 de un municipio en Veracruz, fue torturada y asesinada con lo que se elevó a 15 los homicidios de odio en ese estado del este de México.

Veracruz ocupa el primer lugar en el país azteca en número de asesinatos a transexuales.

El cuerpo de la víctima -identificada legalmente como José Luis Contreras Ponce-, conocida como “Alaska Bout” fue encontrado semidesnudo, con huellas de tortura y un alambre de puas enredado en el cuello, reveló la Fiscalía General del Estado.

La activista de derechos humanos, Yazz Yazziel Bustamante, denunció que la muerte de Alaska es muy similar a la de otras víctimas.

“Exijo a la Fiscalía sea investigado este caso como un crimen de odio por identidad de género”, demandó en sus redes sociales.

Estos crímenes son motivados por el odio que el perpetrador siente hacia una o más características de una víctima, que la identifican como perteneciente a un grupo social específico, en este caso el de los transexuales.

Ya en el primer cuatrimestre de este año van al menos 24 asesinatos de personas LGBT.

Explicó que el asesinato de la Reina Gay se suma al de 15 personas transgénero que han perdido la vida de manera violenta en Veracruz.

A pesar de que en México existe una Ley de identidad de género, esta población sigue siendo vulnerable.

Pese a una mejora en derechos, los crímenes de odio contra el colectivo lésbico, gay, bisexual y transexual (LGBT) no disminuyeron en México en el mandato de Enrique Peña Nieto, registrándose 381 asesinatos en los últimos cinco años.

No es un dato menor que la ola de violencia que padece el país sumó 25.339 asesinatos el pasado año, la cifra más alta en dos décadas.

Entre 2013 y 2017 fueron asesinados 158 miembros de la comunidad LGBTI (41 % del total eran hombres), seis bisexuales, tres lesbianas y cinco hombres cuya identidad de género se desconoce, siendo el colectivo de mujeres trans (travestis, transgénero y transexuales) el más afectado con 209 muertes (55 %).

ER

Transexuales “le ganan una” a la institucionalidad mundial

Artículos relacionados