¿Incompetencia o viveza? Pentágono omite miles de ataques aéreos letales en Medio Oriente

Un reciente informe del portal web estadounidense Military Times revela que el Departamento de Defensa de EE.UU. (Pentágono) ha omitido de sus informes oficiales miles de ataques aéreos letales en Irak, Siria y Afganistán desde hace varios años.

El artículo, publicado el domingo, indica que la enorme brecha de datos entre las crifras oficiales y los hechos reales plantea serias dudas sobre la transparencia de los avances informados por el Pentágono contra los grupos terroristas Estado Islámico (Daesh, en árabe), Al-Qaeda y Talibán, y cuestiona la exactitud de la institución que alega documentar todo, desde costos hasta recuentos de las víctimas.

Tan sólo en 2016, los aviones de combate estadounidenses realizaron al menos 456 ataques aéreos en Afganistán que no fueron registrados como parte de una base de datos mantenida por la Fuerza Aérea de EE.UU., la cual es utilizada por diferentes medios para evaluar la situación.

Los ataques aéreos no revelados fueron llevados a cabo con helicópteros de ataque y aviones no tripulados (drones) operados por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, silenciosamente excluidos de los informes recopilados mensualmente y publicados durante años, señala el portal web.

Además, indica que lo más alarmante de tal hecho es la perspectiva de que estos datos hayan sido descompletados desde 2001, año en el que invadió Afganistán so pretexto de combatir el terrorismo, lo cual mina la confianza que se pudiera tener en el Pentágono sobre sus razones para hacer la guerra y desviar la atención de la población estadounidense, y pone en duda la competencia que tiene para recolectar información vital sobre sus operaciones, como sus propias bajas, gasto de los contribuyentes, y el progreso en general para degradar las capacidades enemigas.

Por otro lado, la publicación da cuenta de la incapacidad que tiene el Comando Central de EE.UU. para determinar cuán errado están los informes sobre ataques aéreos. Igualmente, destaca que el resumen público de las operaciones en Siria e Irak no dan cuenta de casi 6000 ataques que datan de 2014, pese a que el Pentágono usa los datos recopilados por la Fuerza Aérea estadounidense.

EE.UU. y sus aliados empezaron en agosto de 2014 a bombardear varias regiones de Irak, so pretexto de combatir a la banda takfirí Estado Islámico, y el 23 de septiembre de ese mismo año ampliaron su campaña a Siria en el marco de una coalición en la que participan varios países de la región y occidentales, pese a la desaprobación del gobierno sirio.

Este artículo no es el primero en señalar la imprecisión de los informes militares estadounidenses. Tan solo en diciembre pasado, el Comando Central aceptó la credibilidad de siete informes sobre ataques aéreos en Siria e Irak entre el 31 de marzo y el 22 de octubre, en los que 54 civiles perdieron la vida, lo cual contradicen las cifras expuestas por el Pentágono en torno a sus operaciones militares.

Con información de HispanTV

JA

Artículos relacionados