En Francia llega la tormenta para juntarse al calor

Tras la ola de calor que azotó durante dos semanas a Francia con la llegada del verano con temperaturas que oscilaron entre los 36 y 40 grados en todo el país, los franceses y los turistas debieron enfrentarse a los violentos vientos que se desataron entre la noche del martes y la madrugada del miércoles.

El meteorólogo, Jean Pierre Hameau, alertó que el choque “entre el aire fresco proveniente del Atlántico y el aire recalentado” se corre el riesgo de provocar “tormentas muy violentas localmente, con fuertes ráfagas de viento”.

En este sentido, las autoridades declararon alerta naranja en 39 provincias del país europeo, por lluvias y fuertes vientos, especialmente en Normandía y el norte del territorio galo.

En Caen, Normandía, 400 pasajeros quedaron bloqueados durante la noche.

El temporal provocó que miles de pasajeros permanecieran en los trenes y estaciones de Francia durante la noche del martes, a causa de problemas que se generaron por las caídas de árboles, que obstaculizaron las vías férreas y cortes eléctricos.

Una de las turistas afectadas que regresaba de vacaciones con sus dos pequeños hijos aseguró que la situación fue “horrible, un calvario con un calor asfixiante y sin saber cuándo podíamos volver a casa”.

Leer también: 

Calor sin precedentes sofoca a Francia este verano

NP

Artículos relacionados