Estado colombiano y las claras evidencias de su desinterés por la paz

Estado colombiano y las claras evidencias de su desinterés por la paz

El acuerdo de paz firmado en La Habana, Cuba, entre el Gobierno neogranadino y las Fuerzas Revolucionarias de Colombia (FARC) fue violado tras una eventual extradición a Estados Unidos del ex-jefe guerrillero Jesús Santrich, quien fue detenido en Bogotá y pedido por la justicia de ese país por supuestos delitos de narcotráfico, afirmó Luciano Marín, conocido como Iván Márquez.

Desde el 4 de julio pasado, Márquez, quien fue el jefe negociador de la exguerrilla durante más de cuatro años en las conversaciones de paz, ha criticado el papel de EE. UU. y de su embajador en Colombia, Kevin Whitaker, pues asegura han interferido en el cumplimiento de lo acordado y se han enfocado en realizar una cacería de brujas.


Estas afirmaciones se unen a una misiva publicada este 20 de noviembre, en donde el propio Márquez junto a ocho exlíderes de las FARC manifiestan que «debiera el señor Whitaker actuar con el talante de los diplomáticos acreditados en Colombia que no se inmiscuyen en nuestros asuntos internos ni socavan la paz para derribarla”.

Jesús Santrich completó seis meses en la cárcel La Picota de Bogotá e, Iván Márquez, más de dos meses sin regresar al espacio de reincorporación de Miravalle (Caquetá).

De igual manera, en el texto reafirman que se encuentran “muy impactados con la inseguridad jurídica que expande la desconfianza en todo el universo guerrillero que se derivada de la detención de Santrich porque consideran que solo basta que la DEA invente un cargo para que surja el fantasma de la extradición fraudulenta a los EEUU».

En la misiva también se lee, que el Acuerdo de Paz ha sido modificado unilateralmente y que hoy ya no corresponde a lo que pactaron hace dos años, lo cual, resaltan, tiene como garante de su cumplimiento a las Naciones Unidas y su texto final fue elevado a la categoría de Acuerdo Especial y depositado en Viena.

BA

Artículos relacionados