Abusos sexuales tras la fachada humanitaria

La ayuda «humanitaria» no es falsa solamente cuando es ofrecida por el Ejército de Estados Unidos, que termina realmente realizando invasiones a países en pos de sus intereses: recientemente, se ha descubierto cómo misiones de carácter humanitario han derivado en abusos sexuales y otras conductas graves, de quienes han aprovechado circunstancias muy adversas de personas indefensas.

En los escándalos revelados se encuentran grupos hasta de la Organización de Naciones Unidas (ONU) o Médicos Sin Fronteras (MSF), y se han tratado casos como el terrible terremoto de Haití en 2010.

MSF informó que admitió un total de 24 casos de abuso o acoso sexual cometidos por sus miembros solamente en 2017, aunque habían procesado cerca de 150 denuncias de este tipo. Finalmente, 19 personas fueron despedidas mientras que a otras se les aplicaron medidas disciplinarias aunque se mantienen en la organización.

La ONU, por su parte, investiga las denuncias de 15 trabajadoras por casos de violación, acoso o abuso verbal, hechos en los cuales estarían implicados el director en Afganistán del Programa Mundial de Alimentos, Mick Lorentzen, y el subdirector ejecutivo del programa ONUSIDA, además de subsecretario general del organismo, Luiz Loures.

Oxfam, conglomerado no gubernamental que actúa en casi un centenar de naciones alrededor del mundo, investigó en 2011 una denuncia según la cual parte de su personal en Haití habría creado con dinero de Oxfam una casa-prostíbulo que incluía a menores de edad.

Se pudo conocer a través de The Times que además de haber despedido a 4 empleados por este caso, otros tres renunciaron. Entre ellos, se encontraba el propio Roland van Hauwermeiren, director de la organización en esa nación caribeña.

Entre las personalidades ligadas a Oxfam, se encontraba el cantante español Miguel Bosé, que apenas conocida la noticia renunció a la organización argumentando que no podía ser parte de semejante barbaridad: como si no fuera suficiente el padecimiento ante un desastre natural, epidemia o guerra, estas personas se han aprovechado de las necesidades de pueblos enteros para ponerlos al servicio de sus propios intereses económicos y sexuales.

JI

 

Artículos relacionados