Donald Trump y el velo de su agresiva provocación contra Jerusalén

La administración Trump no podía terminar el año con una decisión más voraz que seleccionar el mes de la Navidad para atacar nada más y nada menos que a Jerusalén.

En una especie de desprecio por las decisiones de la mayoría de los seres humanos del mundo, el gobierno norteamericano busca a cómo de lugar la chispa para desatar un conflicto a escala planetaria.

El Movimiento de Resistencia Palestina (HAMAS) revela datos confidenciales sobre ‎los planes de EE.UU. para reconocer como ‘estado judío’ al régimen de Israel.‎

“Hemos recibido informaciones de que la Administración estadounidense podría reconocer a Israel como un estado judío, legitimar los asentamientos (israelíes) y abolir el derecho de regreso de los palestinos”, ha advertido este sábado el jefe de la oficina política de HAMAS, Ismail Haniya.

En su intervención en la ciudad de Gaza, Haniya también ha urgido a los palestinos a intensificar las protestas contra el régimen de Israel y la reciente controvertida decisión del presidente de EE.UU., Donald Trump, de declarar Al-Quds (Jerusalén) capital de Israel.

En otra parte de sus declaraciones, el líder palestino, en reacción a la medida de EE.UU., insta a la gobernante Autoridad Nacional Palestina (ANP) a anular todos los acuerdos anteriores firmados con Israel, entre ellos, el tratado de Oslo sobre el proceso de paz.

“La Autoridad Palestina debe adoptar una posición clara respecto a los Acuerdos de Paz de Oslo y las cooperaciones de seguridad con el régimen de Israel”, advierte Haniya.

EE.UU. urde el reconocimiento de un estado israelí, pese a que este mismo jueves la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) condenó de forma abrumadora —128 votos a favor, 9 en contra y 35 abstenciones— la medida del Gobierno de EE.UU. sobre el estatus de Al-Quds.

Los grupos palestinos, a su vez, han invitado al mundo entero a unirse a Palestina en su nueva Intifada (levantamiento), cuyo objetivo es defender Al-Quds y acabar con la ocupación israelí.

Guatemala sigue los pasos de Trump y traslada su embajada en Israel a Jerusalén

Guatemala, Honduras, Islas Marshall, Micronesia, Nauru, Palau y Togo se alinearon con Estados Unidos e Israel para reconocer a Jerusalén como capital israelí.

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, anunció su decisión de trasladar la embajada del país centroamericano que estaba en Tel Aviv hacia Jerusalén.

El anuncio lo hizo el mandatario pocos días después de que su país se alió con Estados Unidos y otras pocas naciones para reconocer a Jerusalén como capital del Estado de Israel.

«Estamos con total certeza de que es la ruta correcta», a pesar de que solo fueron nueve países los que votaron a favor de esto en las Naciones Unidas, manifestó.

Por su parte, la Cancillería de Catar urge al Gobierno de Guatemala a anular su decisión de trasladar su embajada en Israel de Tel Aviv a Al-Quds (Jerusalén).

“La decisión de Guatemala es provocadora y no tiene motivos jurídicos. [Se espera que] Guatemala revise esta decisión y no conculque los derechos de los palestinos”, ha indicado este martes el Ministerio de Exteriores de Catar.

Por medio de un comunicado emitido sobre la recientemente anunciada decisión de Guatemala de apoyar la iniciativa de EE.UU. de reconocer a Al-Quds como la capital del régimen de Israel, Catar ha defendido los derechos del pueblo palestino.

“Contradice el consenso internacional reflejado en el rechazo de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), por mayoría de votos, de reconocer a Jerusalén como la capital israelí y su llamada a todos los Estados a que se abstengan de enviar allí sus misiones diplomáticas”, reza la nota.

También, continúa, viola las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) que estipulan la creación del Estado independiente palestino con la capital en Al-Quds.

SC

Artículos relacionados