Carlos Lanz: el hombre que encarna el espíritu indoblegable de la Revolución

“La prédica de Carlos ha estado dirigida a preservar nuestro espíritu de resistencia y de ofensiva para defender la patria, nuestra cultura, nuestra independencia y la fraternidad con todos los pueblos que marchamos juntos liberando a la humanidad y a la naturaleza”, Julio Escalona.

¿Dónde está Carlos Lanz? Se pregunta todo un pueblo — que lo tiene como referente de lucha — desde su extraña desaparición el pasado 8 de agosto. No hay rastros ni explicación alguna. De acuerdo con sus familiares, Lanz utilizó su computadora alrededor de las 9:00 am.

Dos horas después no estaba en su casa. Había salido sin tocar su desayuno ni tomar su medicamento, cosa completamente irregular en él.

Las autoridades investigan el hecho. Su familia, así como distintas organizaciones civiles y movimientos sociales, realizan una intensa campaña para que aparezca con vida.

Con este post, Alex Lanz alertó sobre la desaparición de su padre

¿Quién es Carlos Lanz?

Carlos Rafael Lanz Rodríguez nació en Upata, estado Bolívar, el 4 de julio de 1944. El origen de su familia está vinculado con la tenencia de tierras, por lo que su apellido es considerado como parte de las castas de terratenientes del sur de Venezuela. Sin embargo, la sensibilidad social de Carlos — y de su hermano Rigoberto — los empujó hacia la Izquierda con el sueño de construir una sociedad más justa.

“Mi papá era más de pasión y mi tío más de formación”.

Relata Alex Lanz sobre las diferencias entre su padre y su tío Rigoberto Lanz. Ambos ingresaron en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Rigoberto Lanz se convertiría más adelante en uno de los intelectuales más importantes del siglo XX. Dedicó gran parte de su vida a los estudios haciendo doctorados y postdoctorados en La Sorbona, la Universidad de Montreal, el Colegio de México y la Universidad de Lille.

Por su parte, Carlos Lanz fue el subversivo que — tras su paso por la UCV — decidió ingresar a la lucha armada al unirse a las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN). En ella ejecutó varias acciones que causaron gran revuelo mediático en esa época, ya que a través de robos de bancos obtenía fondos para la guerrilla.

Carlos Lanz

Es apresado por efectivos de la Policía Técnica Judicial. Tras dictársele sentencia por un juzgado de primera instancia del estado Guárico, es encarcelado en marzo de 1970. Luego de purgar cuatro años de prisión, es puesto en libertad el 8 de marzo de 1974 producto de un indulto presidencial.

Carlos Lanz y Niehaus

Tras salir de la cárcel se retira de la guerrilla de la FALN y de su brazo político PRV-Ruptura. A finales de 1975 funda los Grupos de Comandos Revolucionarios (CRG) que tenían como principal fundamento la no negociación con los Gobiernos del Pacto de Punto Fijo.

Dichos grupos nacieron en función de la ‘Operación Argimiro Gabaldón’ que involucró el secuestro del presidente de la transnacional estadounidense Owen-Illinois -—William Frank Niehaus — realizado el 22 de febrero de 1976. Uno de sus ex integrantes — Iván Padilla Bravo — revela en su libro “La Lucha Armada en Venezuela”:

“…originalmente la idea era hacer una denuncia sobre corrupción, con pruebas en la mano, porque nosotros habíamos hecho una investigación de la injerencia de los Estados Unidos a través de transnacional, que es la Owens Illinois, y el compromiso de testaferros en Venezuela y de carajos como David Morales Bello, Carlos Andrés Pérez, Muchacho Bertoni (…) que estaban o en el Congreso de entonces o en cargos públicos y que cumplían funciones en el Parlamento para conseguir que empresas transnacionales, como ésta, tuvieran injerencias en el país y ellos cobraban por ello altas comisiones”.

El secuestro de Niehous se extendió por tres años y cuatro meses. Fue el más largo y mediatizado de la historia de Venezuela costándole la vida al fundador de la Liga Socialista, Jorge Rodríguez padre, debido a las torturas a las que fue sometido por la policía política de la época.

Carlos Lanz fue capturado el 22 de febrero de 1977 y juzgado ese mismo año como responsable del secuestro. Es condenado, junto a otros compañeros, a ocho años de prisión pagando la totalidad de la pena. Salió en libertad en 1985. Se dedicó a su faceta de Educador Popular impulsado por las ideas de “educación liberadora”.

Y en eso llegó Chávez…

Con la llegada del Comandante Chávez a Miraflores, Carlos Lanz formó parte del equipo de la Comisión Promotora Nacional de la Constituyente Educativa. La misma fue creada en el marco del proceso de la elaboración de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Posteriormente, fue señalado por los medios de comunicación de derecha como el autor del Decreto Presidencial 1.011 de octubre de 2000, que modificaba parcialmente el Reglamento del Ejercicio de la Profesión Docente. El mismo consistía en la creación de una nueva figura administrativa: los “supervisores itinerantes”. Esto desencadenó la protesta de sectores de la oposición bajo la consigna “con mis hijos no te metas”.

En el año 2005 es designado presidente de la empresa estatal Aluminios del Caroní S.A (Alcasa). Allí promueve la gestión fundamentada en la cogestión revolucionaria, bajo la premisa del control obrero. En este cargo se mantuvo hasta el 2007.

A partir de ese año se dedicó a la publicación de artículos dirigidos en primera instancia a la formación ideológica y a la promoción de la importancia de la consciencia de la producción agrícola en el país. Sus ideas le valieron ser designado coordinador del Programa “Todas las manos a la siembra”, para impulsar la agricultura en escuelas y comunidades.

Programa “Todas las manos a la siembra”

¿En la mira del Imperio?

Además de sus actividades de formación, Carlos Lanz se dedica a investigar y revelar el nuevo esquema de guerra no convencional que Estados Unidos emplea contra Venezuela. En sus escritos habla de la “Proxy War” presagiado acciones como — por ejemplo — la fracasada “Operación Gedeón”. Lanz declaró para la agencia rusa Sputnick en 2018:

“Elliott Abrams ha dicho en una de sus declaraciones que estamos en la etapa ‘del asedio al asalto’. Es asfixia, por supuesto, pero como elemento preparatorio no de un desembarco de marines, sino de una estrategia militar híbrida, donde hay combinación de medios convencionales y no convencionales. Es decir, se hace uso de nuevos actores, como bandas criminales, fuerzas de operaciones especiales, narcotraficantes. Son fuerzas que no tienen membresía. Esas serán las que harán el trabajo sucio”.

Sobre la desaparición de Carlos Lanz el pasado 8 de agosto, su hijo Alex Lanz, declaró para un medio de circulación nacional:

“De que existe una acción política detrás de su desaparición, existe, porque si alguien se ha encargado de denunciar las operaciones de guerra no convencionales, es mi papá. A nosotros nos causa mucho ruido que su desaparición haya sido en el contexto de la sentencia a los mercenarios de la operación Gedeón que, casualmente, es parte de las operaciones que denunció mi papá”.

La Fiscalía investiga su desaparición

La Fiscalía venezolana lidera las investigaciones para dar con el paradero de este líder revolucionario. Creó una comisión mixta conformada por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (CONAS) y el  Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) que se encarga de realizar la búsqueda. No existe ninguna hipótesis oficial sobre este hecho.

Mientras tanto familiares, amigos y ese pueblo al que Carlos Lanz dedica su vida se mantiene incansable en los espacios de participación con la interrogante: “¿Dónde está Carlos Lanz? Vivo lo queremos”.

Enza García Margarit/VTactual.com

#VTentrevista Orailene Maccarri: “Somos una fuerza campesina indómita, pero disciplinada, que ve en la crisis una oportunidad”

Artículos relacionados