Cayó la noche parisina entre desorden y violencia

/ Foto: Cortesía

Los “chalecos amarillos” empezaron a llegar temprano a los Campos Elíseos, en el noroeste de París, algo inusual para las protestas en la ciudad, toda vez que en la víspera el primer ministro Édouard Philippe se reunió con algunos líderes sindicales y dos miembros del movimiento en el Hôtel de Matignon, casa oficial del funcionario, de donde uno de ellos se retiró porque el equipo gubernamental se negó a transmitir la conversación en vivo para la televisión.

Cayó la noche parisina entre desorden y violencia
Los “chalecos amarillos” empezaron a llegar temprano a los Campos Elíseos, en el noroeste de París / Foto: Cortesía

El ministro del interior, Christophe Castaner, había anunciado que se cerraría el tráfico en la importante vía parisina, pero permitiría el flujo de transeúntes y harían constantes chequeos de identidad, lo cual no impidió el despliegue de más de 5 mil 500 manifestantes hacia los Campos Elíseos y, aunque muchos protestaban de forma pacífica, pronto las manifestaciones adquirieron un tono violento.

https://twitter.com/notienred/status/1068985282190589952

Supuestos manifestantes violentos

Reportan que supuestos “chalecos amarillos”, como se denomina a los manifestantes, buscaron la forma de tomar algunos puntos de control de las fuerzas del orden, que respondieron con gases lacrimógenos, bombas aturdidoras y agua a presión. Pasado el mediodía, los grupos antimotines retomaron el control del Arco del Triunfo mientras otros manifestantes se empezaron a amotinar en los alrededores.

Cayó la noche parisina entre desorden y violencia
Las fuerzas del orden respondieron con gases lacrimógenos, bombas aturdidoras y agua a presión / Foto: Cortesía

Según el primer ministro, en todo el país se movilizaron 36 mil personas durante la jornada, de las que 5 mil 500 lo hicieron en París y al menos 170 personas resultaron arrestadas. También destacan docenas de vehículos incendiados, 19 estaciones de metro cerradas, un rifle de asalto robado a la policía, al menos 65 heridos, de los cuales 11 son funcionarios policiales, y un edificio en llamas.

Pasaban las 6:00 de la tarde y continuaban las protestas y algunos focos violentos en la Ciudad Luz. Algunos analistas creen que las protestas de este sábado terminaron infiltradas por elementos que pretenden hacer ver que a los manifestantes les mueve la violencia sin sentido y no el justo reclamos por reivindicaciones y derechos económicos.

FF

Reunión G20 transita entre tensiones y guerra comercial

Artículos relacionados